Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: tercero, de aquellos barros estos lodos

La hipótesis que sostengo aquí es simple: la eliminación del marxismo del eje programático del Partido Socialista ‘Obrero’ Español sencillamente ha tenido consecuencias. En un buen número de veces se ha olvidado a qué clase social pretendieron representar. Continuar leyendo “Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: tercero, de aquellos barros estos lodos”

Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: segundo, una nota teórica

Tal y como he (sucintamente) descrito en la entrada anterior, a finales del siglo XIX, en el contexto de unas lamentables condiciones de vida de los trabajadores industriales, se intensificaron los movimientos obreros y revolucionarios; se fortalecieron los sindicatos; y, aparecieron los primeros partidos obreros; por ejemplo, en España, el PSOE se funda en 1879. Continuar leyendo “Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: segundo, una nota teórica”

Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: primero, una nota histórica

A finales del siglo XIX, la primera revolución industrial había supuesto un importante crecimiento de la producción, una creciente acumulación del capital productivo, y una expansión considerable del volumen del comercio internacional; sin embargo, estos cambios no reportaron los beneficios esperados para la mayor parte de la población. La nueva clase de trabajadores industriales se hacinaba en los barrios pobres de las ciudades, donde las condiciones sanitarias eran ínfimas y predominaban unas condiciones de vida miserables. A esto hay que añadirle unas jornadas laborales extenuantes, de 14 horas diarias, donde no era raro ver a mujeres y niños fatigados por unas condiciones muy duras de trabajo (Guerrero, 2002; p. 244). Continuar leyendo “Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: primero, una nota histórica”

Tres formas de entender el problema del desempleo: (III) el enfoque heterodoxo

Desde el enfoque heterodoxo[1] se considera a la curva de oferta (O) como una recta horizontal trazada a la altura que definen sus costes de reproducción y cuya longitud queda definida por el número de horas de trabajo de la población económicamente activa de cada país (ver gráfico más abajo). Continuar leyendo “Tres formas de entender el problema del desempleo: (III) el enfoque heterodoxo”

Tres formas de entender el problema del desempleo: (II) el enfoque keynesiano

(¿Por qué no me afilio al Partido Laborista?)

«En primer lugar, es un partido de clase, y de una clase que no es la mía. Si yo he de defender intereses parciales, defenderé los míos. Cuando llegue la lucha de clases como tal, mi patriotismo local y mi patriotismo personal estarán con mis afines. Yo puedo estar influido por lo que estimo que es justicia y buen sentido, pero la lucha de clases me encontrará del lado de la burguesía educada».

Keynes, J.M. (1925)[1]

Siguiendo nuevamente a Guerrero (2002) podemos decir que el enfoque keynesiano es, en general, relativamente crítico con el enfoque neoclásico. Principalmente por su forma de entender y estudiar la economía. Las unidades individuales y los mercados que componen la economía están fuertemente interrelacionados; de manera que, no se puede estudiar el mercado de trabajo sin tener en cuenta las repercusiones de éste sobre el resto de mercados y viceversa. El argumentario neoclásico podría ser válido si el mercado de trabajo no guardase relación con el resto de mercados pero esto no ocurre nunca en la realidad. Continuar leyendo “Tres formas de entender el problema del desempleo: (II) el enfoque keynesiano”

Tres formas de entender el problema del desempleo: (I) el enfoque neoclásico

En las próximas tres entradas del blog voy a tratar de exponer de una forma simplificada tres argumentarios sobre la forma de entender el problema del desempleo en el estudio de la economía. A saber, el enfoque neoclásico, el enfoque keynesiano y el enfoque marxista. El manual de referencia que seguiré es Guerrero (2002). Continuar leyendo “Tres formas de entender el problema del desempleo: (I) el enfoque neoclásico”

Entendiendo la privatización: una pincelada desde el enfoque marxista

El enfoque marxista puede entenderse como un instrumento teórico de gran alcance para entender las leyes que rigen el funcionamiento de la economía capitalista. Continuar leyendo “Entendiendo la privatización: una pincelada desde el enfoque marxista”

Consumo colaborativo: más allá del capitalismo

Una de la primeras cosas que se enseñan en Introducción a la Economía es que el trueque es inviable y de ahí la necesidad del dinero; pero, lo cierto es que esto no es así. Plataformas como ‘swaptrees.com’ ponen a tu alcance la posibilidad de encontrar a miles de personas (de TOTAL confianza) en 60 segundos que querrían intercambiar algún libro, CD, DVD,..etc. – sin necesidad de utilizar dinero.  Continuar leyendo “Consumo colaborativo: más allá del capitalismo”

Cristiano Ronaldo, la lista Forbes y la necesidad de volver a estudiar Economía Política en la Universidad

Un hecho

La semana pasada acabó con una noticia sobre la que me gustaría reflexionar – Cristiano Ronaldo ha pasado a ser el ‘atleta’ mejor pagado del mundo según la revista Forbes. Desde la fuente original se podía leer esto:

#1 Cristiano Ronaldo. 2016 The World’s Highest-Paid Athletes earnings $88 Million

(Forbes 2016)

Continuar leyendo “Cristiano Ronaldo, la lista Forbes y la necesidad de volver a estudiar Economía Política en la Universidad”

El ‘libre mercado’

Bajo mi experiencia puedo decir que el 95% de los profesores/as de economía consideran el modelo de oferta y demanda (es decir un funcionamiento teórico e idealista) del mercado como la base teórica más importante que debe recibir un futuro economista durante su proceso de formación.

“Si le enseñas a un loro a decir oferta y demanda, ya tienes un economista”, decía el filósofo escocés Thomas Carlyle. Continuar leyendo “El ‘libre mercado’”

Pincelada sobre Bretton Woods (II)

Antes de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, a instancias del Presidente Roosvelt, se reunieron en Bretton Woods 730 delegados durante 3 semanas. El objetivo era ultimar la naturaleza e instituciones de orden monetario global de posguerra. En otras palabras, se trataba de diseñar un sistema monetario internacional y reconstruir las Economías de Europa y Japón destrozadas por la guerra. Sin embargo, según Varufakis, las verdaderas cuestiones que se perseguían eran: (i) diseñar un marco regulatorio que controlase al capitalismo para evitar otra Gran Depresión como la de los años 30; y (ii) decidir quién controlaría ese marco. Esto era un tema delicado que generaba tensiones, especialmente entre los dos grandes aliados. De un lado EEUU representado por Harry D. White y por otro el Reino Unido, representado por John M. Keynes.

Continuar leyendo “Pincelada sobre Bretton Woods (II)”

El mecanismo de reciclaje de excedentes (I)

La tesis principal del libro de Varoufakis (2012) me parece tan interesante y a la vez diferente a las que había leído anteriormente, que tengo que escribirla y sintetizarla para tratar de acordarme en lo sucesivo por si decido hablar de ella (en mis clases por ejemplo).

Básicamente, el autor greco-australiano pone el punto de mira en EEUU para explicar la crisis de 2008 y lo hace en perspectiva histórica a lo largo del siglo XX. En realidad, a nivel metodológico, utiliza una deliciosa combinación de materialismo histórico y análisis de ideas keynesianas. Ahí va la primera pincelada.

Continuar leyendo “El mecanismo de reciclaje de excedentes (I)”

The Little Prince and economics as a ‘social science’

«Grown-ups love numbers. When you tell about a new friend, they never ask you about the important things. They never say: ‘What does his voice sound like? What are his favourite games? Does he collect butterflies?’ They ask you: ‘How old is he? How many brothers and sisters does he have? What does he weigh? How much does his father earn? Only then do they feel they know him. If you say to grown-ups: ‘I saw a beautiful pink brick house with geraniums on the window sills and doves on the roof,’ they can’t picture it. You have to say: ‘I saw a house worth a million.’ Then they marvel: ‘What a lovely house!’»

The Little Prince (Chapter 4, pp. 21-22)

Continuar leyendo “The Little Prince and economics as a ‘social science’”

The lost letter experiment

I’ve long believed that studying economics creates a more individualistic, materialistic and competitive person. Particularly, microeconomics is about individuals (homo economicus) who must make the best decisions for themselves, which is why they are rational and narrowly self-interested individuals. Rationality in economics implies two attributes – optimality and consistency. Hence, in microeconomics models decisions are based on maximising utility or profits, minimising costs…etc. In the end, it’s quite blatant to think that economics students, in my own experience, admire people who make large amounts of money. Continuar leyendo “The lost letter experiment”

Sobre lecturas de verano y hamburguesas artificiales

Actualmente existe una tendencia creciente que pone bajo cuestionamiento la forma de enseñar economía. Bajo el contexto de crisis actual, muchos han empezado a preguntarse y a cuestionarse lo que se aprende, se estudia o se investiga en Economía y más importante que esto – la forma en que se hace. Pocos – economistas menos ortodoxos – ya venían alertando, antes de la crisis, sobre la arriesgada forma (completamente consolidada) de aproximarse al entendimiento de los problemas y fenómenos económicos. Lo que pasa es que a estos ‘economistas heterodoxos’ no se les hacía caso y sólo ahora en el contexto de crisis señalado se les ha empezado a rendir cuentas. Ni que decir tiene que la inmensa mayoría de economistas – ni con crisis ni sin crisis – se ha planteado cuestionarse lo que han estudiado de economía. No se cuestionan la forma en que aprenden, enseñan o investigan en relación a los fenómenos económicos, y peor que eso, aplican estos conocimientos para tratar de explicar la situación económica actual; pero esa es otra historia en la que no me conviene entrar. Continuar leyendo “Sobre lecturas de verano y hamburguesas artificiales”