Tres formas de entender el problema del desempleo: (III) el enfoque heterodoxo

Desde el enfoque heterodoxo[1] se considera a la curva de oferta (O) como una recta horizontal trazada a la altura que definen sus costes de reproducción y cuya longitud queda definida por el número de horas de trabajo de la población económicamente activa de cada país (ver gráfico más abajo).

diapositiva3

Entendido lo anterior, la situación del empleo (o desempleo) se explica en función de la situación económica del país (en su modo de producción capitalista). Si la situación económica es ‘favorable’, es decir, la acumulación del capital funciona intensamente y se reproduce en condiciones normales de expansión, la curva de demanda (D) puede ser como la del gráfico y representar una situación de pleno empleo. Sin embargo, si – inevitablemente – el proceso de acumulación entra en crisis (i.e. crisis de sobreacumulación capitalista) la demanda de la fuerza de trabajo por parte de las empresas se verá afectada y se irá reduciendo tal y como muestra nuestra representación gráfica (D’). Así las cosas, con independencia del nivel de los salarios, el desempleo irá aumentando (en el gráfico quedará representado por ‘U’).

En respuesta al planteamiento keynesiano, si la crisis de sobreacumulación viene motivada por una insuficiencia de beneficios que impide recuperar el ritmo de la acumulación, ninguna intervención sobre el mercado será capaz de desplazar la curva de demanda hacia la derecha y disminuir el desempleo de forma estable y sostenible en el tiempo; sobre todo, si se tiene en cuenta que el mantenimiento de altos niveles de desempleo ayuda a remediar los problemas de rentabilidad empresarial.

A modo de conclusión

Desde el enfoque heterodoxo no existe una receta (como la que aportaban el enfoque neoclásico y el enfoque keynesiano) que defina cómo solucionar el problema del desempleo dentro del escenario capitalista. Antes al contrario, desde este enfoque se entiende que en el marco capitalista existe una tendencia a formar reservas crecientes de desempleados que contribuyan a aliviar las tensiones producidas por las crisis de sobreacumulación; y, adicionalmente, a mantener la situación de poder del capital sobre el trabajo.

Consecuentemente, la única solución posible al problema del desempleo consiste en trascender al capitalismo en busca de un nuevo modelo de organización social de la producción que no se guíe por la maximización de la tasa de ganancia sino por el interés de las necesidades de la población en su conjunto.

——

[1] Para entender las diferencias entre enfoque ortodoxo y enfoque heterodoxo véase Diego Guerrero (2002; p. 5)

Referencia principal

Guerrero, D. (2002). Manual de economía política. Síntesis.

Licencia de Creative Commons
Tres formas de entender el problema del desempleo: (III) el enfoque heterodoxo by Alberto Ruiz Villaverde is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://pedaleando.hypotheses.org/.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *