Tres formas de entender el problema del desempleo: (II) el enfoque keynesiano

(¿Por qué no me afilio al Partido Laborista?)

«En primer lugar, es un partido de clase, y de una clase que no es la mía. Si yo he de defender intereses parciales, defenderé los míos. Cuando llegue la lucha de clases como tal, mi patriotismo local y mi patriotismo personal estarán con mis afines. Yo puedo estar influido por lo que estimo que es justicia y buen sentido, pero la lucha de clases me encontrará del lado de la burguesía educada».

Keynes, J.M. (1925)[1]

Siguiendo nuevamente a Guerrero (2002) podemos decir que el enfoque keynesiano es, en general, relativamente crítico con el enfoque neoclásico. Principalmente por su forma de entender y estudiar la economía. Las unidades individuales y los mercados que componen la economía están fuertemente interrelacionados; de manera que, no se puede estudiar el mercado de trabajo sin tener en cuenta las repercusiones de éste sobre el resto de mercados y viceversa. El argumentario neoclásico podría ser válido si el mercado de trabajo no guardase relación con el resto de mercados pero esto no ocurre nunca en la realidad.

diapositiva2

El argumentario neoclásico recetaba una bajada de salarios para solucionar el problema del desempleo. Desde el enfoque keynesiano, esta propuesta lejos de solucionar el problema, puede acabar agravándolo. Para Keynes, los salarios además de ser un coste para las empresas constituyen una fuente de demanda importantísima para una sociedad compuesta mayoritariamente de asalariados. De manera que una bajada de salarios puede deprimir la capacidad de compra global y poner en peligro la buena marcha de las ventas empresariales. El resultado puede traducirse (ver el gráfico) en una contracción de la demanda de trabajo (desplazamiento hacia la izquierda la curva DD hasta una nueva curva DD’) provocando un aumento del desempleo (L*’< L*). Más allá, esta tendencia podría acabar en una espiral deflacionista en la que la bajada de salarios provocase una reducción de las ventas empresariales y un aumento de los despidos de forma continuada, traduciéndose de esta manera en una depresión.

Desde este enfoque la solución al problema del desempleo hay que buscarlo más allá del mercado de trabajo. En concreto, éste se debe a un problema de insuficiencia de demanda efectiva (más particularmente, de insuficiencia de inversión privada) a causa de las malas expectativas de rentabilidad de las empresas. Si la iniciativa privada no es capaz de estimular la demanda efectiva, deberá ser el Estado el que potencie la recuperación con inversión pública; aunque, esto conlleve un aumento del déficit público y de la deuda hasta que la iniciativa privada sea capaz de volver a tomar la iniciativa.

Comentario crítico

(1) En primer lugar conviene señalar que Keynes parecía más preocupado por la buena marcha de las ventas empresariales que por las condiciones laborales de las trabajadoras y trabajadores, so pena de que para ello hubiese que vigilar unas condiciones salariales suficientes para mantener los elevados niveles de consumo que el capitalismo necesita para su supervivencia.

(2) En segundo lugar, aparte de los problemas de endeudarse a largo plazo y las consideraciones que se puedan hacer en términos de justicia intergeneracional, conviene detenerse y pensar si la receta keynesiana es eficaz para todo tipo de economías y sociedades. Por ejemplo, para el caso particular de España, deberíamos considerar su estructura productiva. Desde los años 1970 se ha producido una progresiva desindustrialización de nuestra economía cuyo modelo productivo se ha basado, sobre todo, en el sector turístico y, más concretamente, en los ‘pelotazos’ de la construcción. A día de hoy, el modelo constructivo-inmobiliario está agotado y la pregunta que debemos hacernos es ¿más inversión pública para reactivar el modelo de la construcción?

Todo parece apuntar a qué debemos reflexionar sobre la orientación de la inversión pública. Personalmente opino que los criterios de rentabilidad cortoplacista y eficiencia per se, deberían quedarse al margen. Quizá haya llegado el momento de introducir criterios sociales y medioambientales de manera más clara y explícita en la definición de un nuevo modelo productivo sostenible en el largo plazo. Para que todo esto sea posible, antes debe darse una reforma institucional seria y una regeneración democrática; aunque, estos parecen obstáculos insalvables en la España actual.

La receta keynesiana sin las reflexiones pertinentes se convierte en una auténtica chapuza puesta en marcha por las élites extractivas que ocupan los puestos del gobierno del país (i.e. los partidos de la vieja política) al servicio de los intereses del capital.

————–

Nota

[1] El fragmento está sacado de una conferencia que impartió J.M. Keynes en la Liberal Summer School en la Universidad de Cambridge – en agosto de 1925. Inicialmente, la conferencia se publicó en dos artículos en la Nation & Athenaeum (1925) – Part I on August 8 (pp.563-564), Part II on August 15 (pp.587-588). Posteriormente fue reeditado en su libro de 1931 Essays in Persuasion (Ch. IV.3, p.323-338).

Referencia principal

Guerrero, D. (2002). Manual de economía política. Síntesis.

 

Licencia de Creative Commons
Tres formas de entender el problema del desempleo: (II) el enfoque keynesiano by Alberto Ruiz Villaverde is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://pedaleando.hypotheses.org/767.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *