La naturaleza contradictoria del capitalismo: un breve apunte

Si se tiene una verdadera vocación de entender el funcionamiento global de la economía conviene trascender de aquellos enfoques de estudio y análisis que se alejan de la realidad mediante el desarrollo de modelos estáticos, abstractos y simplificados. Incluso en el mejor de los casos, cuando alguno de estos modelos de alcance parcial se acerca (aunque remotamente) al estudio de la realidad, lo hace sin tener en cuenta que la realidad es cambiante, y en ocasiones, contradictoria.

Obra en mi poder ahora un libro que me está ayudando en esta ardua tarea, la comprensión del funcionamiento global de la economía. Una de las primeras cuestiones a entender es que cuando nos acercamos a este objetivo, lo tenemos que hacer considerando la naturaleza dinámica de la economía. En ese sentido, se presenta el funcionamiento de la economía como un proceso formado por una serie de fases que se conectan entre sí. Además, el estudio de cada una de estas fases se hace transcendiendo también del estudio de su dimensión técnica y por tanto, introduciendo el estudio de la dimensión social (ver figura 1).

el proceso económico.png

Figura 1: el proceso económico

Una vez hecha esta presentación del proceso económico, ahora sí podemos entender muchas cuestiones de la economía, eso sí desde una vocación de entendimiento global. Bien, pues abordemos de una forma intuitiva (no completamente desarrollada) la cuestión que da título a esta entrada del blog – la naturaleza contradictoria del capitalismo.

En el capitalismo, la lógica es fácil de detectar, todo el proceso económico arranca con la intención de valorizar el capital. Es decir, nos movemos en una lógica cuantitativa, de manera que se trata de invertir dinero con la expectativa de obtener más dinero. Esto es lo que se define como la circulación del capital (ver figura 2). Además, un rasgo distintivo del capitalismo es que en entornos competitivos, los incentivos a reinvertir los beneficios en el proceso productivo son muy altos, puesto que es una cuestión de supervivencia; en otras palabras, en toda la historia de la humanidad el nivel de acumulación que se produce en el capitalismo no tiene parangón con otros modelos de organización de la producción.

Versión 2

Figura 2: circulación del capital

De manera que el proceso empieza con dinero (D) con la intención de obtener dinero (D’). Este proceso tiene sentido (cuantitativo) si la cantidad de dinero que se obtiene al final del proceso es mayor que la cantidad inicial, D’>D. Si esto es así podemos obtener la tasa de ganancia (g’) y estudiar qué factores influyen en ésta.

(1)

 

(1)

Ahora bien la cantidad inicial de dinero (D) se gasta o invierte en dos mercancías que participan, aunque con funciones distintas, en el proceso de producción: (i) la Fuerza de Trabajo (FT), que se reencuentra en el valor de la mercancía producida (M’) pero en una cantidad aumentada al haber generado un valor superior al suyo propio (es decir, debido a FT, tenemos que M’>M). Esta diferencia de valor generada es lo que se denomina plusvalía y constituye trabajo no pagado al trabajador del que se apropia el propietario de los medios de producción; y (ii) los Medios de Producción (MP), cuyo valor se transfiere a la mercancía producida pero sin aumentar su valor. Nótese que en el mercado, donde se realiza un proceso de intercambio abierto y social, el valor de la mercancía no puede aumentar, pero el valor de cambio (i.e. el precio en términos monetarios) sí se puede desviar en función de las condiciones del mercado, esto es, de la demanda, de la oferta,…etc.

De la anterior explicación se deduce, por sus diferentes funciones, que a la fuerza de trabajo (FT) se le denomina también capital variable “v”; y, que a los medios de producción (MP) se les denomina capital constante “c”. Entendido esto, podremos sustituir en la fórmula que expresaba el cálculo de la tasa de ganancia (1), de manera que:

D= c+ v

D’= c + v + pv, siendo “pv” el plusvalor generado por la fuerza de trabajo (no retribuida a los trabajadores)

Si sustituimos:

2a 2b      (2)

Dos últimos conceptos – composición orgánica del capital y tasa de plusvalía – antes de comenzar con las interpretaciones.

Tanto en la capitalización inicial del dinero (D) como en la búsqueda de la valorización de ese dinero (D’) hemos comentado la posibilidad de capitalizar el dinero a partir de dos mercancías, ‘c’ y ‘v’. Una de las dos, (v), genera plusvalía; y la otra, (c), no. Por tanto, conviene tener presente la fracción en que se capitaliza cada una de estas dos mercancías, esto se denomina, composición orgánica del capital, ‘q’.

2c

Como hemos dicho, es ‘v’ el que genera valor nuevo a la mercancía producida (pv), por tanto podremos calcular la tasa de plusvalía, pv’, de la siguiente manera:

2d.png

Por último, podemos buscar la fórmula que relaciona la tasa de ganancia con la tasa de plusvalía; si dividimos el numerador y el denominador por ‘v’ en la fórmula (2) definida anteriormente, obtenemos:

3a 3b             (3)

Ahora sí, podemos hacer algunas interpretaciones a la luz de este planteamiento. El capitalismo responde a la obtención de un lucro como motor de movimiento, entonces de lo que se trata es de valorizar el capital a través de sucesivos procesos de acumulación, es decir, en entornos altamente competitivos los capitales que sobreviven son aquellos que reinvierten los beneficios en el proceso productivo con la intención de aumentar la capacidad productiva.

En este sentido, una forma de competir es abaratar los costes de producción, lo cual se traduce en reinvertir los beneficios en el capital constante ‘c’ siendo este de mejor componente tecnológico y permitiendo, por tanto, abaratar el coste de la producción. Ahora bien, ‘c’ es el capital constante que no produce aumento de valor a la mercancía producida. El aumento de inversión en ‘c’ aumenta la composición orgánica del capital ‘q’, y reduce la tasa de ganancia ‘g’ (ver fórmula (3)). He aquí una de las primeras contradicciones detectadas. Otra forma de ahorrar costes es reducir la inversión en capital variable ‘v’, esto permite ahorrar costes, pero lo hace en el factor que aumenta valor a la mercancía producida, es decir, a aquel capital que genera la plusvalía, por lo que si reducimos la inversión aquí, la composición orgánica del capital también aumenta y la tasa de ganancia se reduce.

En resumen, los entornos competitivos llevan a los capitales a producir más a través de procesos de acumulación que –contradictoriamente– van reduciendo tendencialmente la tasa de ganancia. De manera que el proceso económico bajo esta lógica contradictoria llega un punto en el que se producen crisis, en primera instancia manifestadas en forma de desequilibrios del mercado, el paso de M’ a D’ (en la fase de circulación, ver figura 2); pero, en el fondo son desequilibrios producidos por una sobreacumulación de capital respecto a la posibilidad de su valoración.

“Por tanto, la sobreproducción a la que nos referimos no es la otra cara del subconsumo (consustancial al capitalismo, y al fin y al cabo, un mero desequilibrio de mercado), sino el reflejo en el mercado del trasfondo de la crisis, que tiene que ver con una desproporción de un tipo bien distinto: la escasez de plusvalía en relación con el capital anticipado (es decir, una insuficiente rentabilidad, fuerza motriz de la acumulación). Por eso, las crisis capitalistas no son una cuestión simplemente cíclica, sino que se vinculan con el carácter crecientemente contradictorio del capitalismo”(Arrizabalo, 2015: 145-146).

En el seno de las crisis capitalistas, esos eslóganes tan acuñados por políticos y empresarios, tales como:

“Todos tenemos que ajustarnos el cinturón para salir de esta crisis”

“Lamentablemente, sólo se sale de esta crisis trabajando más y cobrando menos”,

…etc.

En realidad responden a situaciones de alta dificultad por parte de los capitales de obtener rentabilidad como consecuencia de los procesos de sobreacumulación producidos. Los resultados de las crisis capitalistas son la creación de capacidad productiva excedentaria y población trabajadora excedentaria. Bajo este diagnóstico, no se trata de ser más productivos ni tampoco más competitivos, sino posiblemente de lo contrario.

Referencia

ARRIZABALO, X. (2014). Capitalismo y Economía Mundial: bases teóricas y análisis empírico para la comprensión de los problemas económicos del siglo XXI.

Licencia Creative Commons
La naturaleza contradictoria del capitalismo: un breve apunte por Alberto Ruiz Villaverde se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://pedaleando.hypotheses.org/457.


Un comentario en “La naturaleza contradictoria del capitalismo: un breve apunte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *