La economía como ciencia (interesada) de la escasez

En esta entrada tengo por objetivo reflexionar de forma crítica sobre el objeto de estudio de la economía, eso sí, de forma “breve” y divulgativa; pretendo, no obstante, ser muy riguroso con todo lo que aquí escribo. De esta manera, haré alusión a por qué es importante reflexionar sobre esta cuestión; introduciré algunos elementos históricos del pensamiento económico y también alguno de carácter metodológico; finalmente, el objetivo de esta entrada se concretará en la presentación de una hipótesis crítica.

La importancia de reflexionar sobre qué estudia la economía

Una de las reflexiones críticas más interesantes que he tenido oportunidad de leer es la que realiza García-Rubio (2016) sobre el objeto de estudio de la economía. En este ensayo, el autor cita en exergo una celebérrima frase de Arthur C. Pigou (1877-1959):

“Yo agregaría alguna palabra para algún estudiante que esté iniciando el estudio de la economía y pudiera estar desalentado por la severidad del esfuerzo que el estudio… parece exigirle. Los complicados análisis que los economistas intentan llevar a cabo no son meramente una gimnasia, son instrumentos para el mejoramiento de la vida humana. La miseria y la asquerosidad que nos rodea, el lujo insultante de algunas familias ricas, la terrible incertidumbre que ensombrece a muchas familias pobres… éstos son males demasiado evidentes para ser ignorados”.

Tal y como comenta Naredo (2015), conviene detenerse y reflexionar sobre si el paradigma económico actual se encuentra en crisis (en un sentido kuhniano); es decir, si el enfoque dominante del estudio de la economía resulta inadecuado para explorar determinados aspectos de la realidad que llevan mucho tiempo siendo preocupantes. Se pone de manifiesto así la incapacidad de nuestra disciplina para dar solución a los problemas más acuciantes de la realidad social, a saber: el hambre, la pobreza, la desigualdad, las crisis cíclicas, el deterioro medioambiental, etc. Todos estos problemas parecen no tener solución desde el paradigma económico dominante y “son males demasiado evidentes para ser ignorados”.

Conviene, por tanto, reflexionar de forma crítica sobre el objeto de estudio de la economía. De otro modo, seguiremos contribuyendo a desarrollar un solo enfoque en la capacidad de razonamiento del alumnado, siendo esto un ejercicio consciente o inconsciente de fraude intelectual. Es un hecho contrastado que existe más de un enfoque a la hora de estudiar economía.

Una nota histórica

A mi juicio, para entender la economía que enseñamos actualmente en la universidad hay que detenerse en dos momentos o situaciones importantes de la historia del pensamiento económico: (i) el paso de la economía política a la economía, lo que deriva en la síntesis neoclásica-marshalliana; y, (ii) la introducción, por parte de Paul Samuelson, de la teoría de la determinación de la renta (i.e. lo que posteriormente terminó llamándose macroeconomía) en los manuales de texto convencional, lo que deriva en la síntesis neoclásica-keynesiana.

Para el estudio de la microeconomía es pertinente detenernos en el primer momento. Lejos de hacer una explicación completa, no es el objetivo aquí, basta con consignar algunos de los cambios más importantes que se dieron con el paso la «Economía Política» de la escuela clásica a la «Economía» de la escuela neoclásica. Con la llegada de la Economía a través de la “revolución” marginalista se abandona el enfoque objetivo clásico-ricardiano, fundamentado en las nociones de «coste» y «excedente». En lugar de estudiar las relaciones sociales que aparecen en la fase de producción del proceso económico, se analiza el comportamiento individual respecto a la satisfacción de sus necesidades. Se abandona, de este modo, la concepción «objetiva» del valor, en favor de una explicación que parte de la psicología individual. Los precios, reflejo de la dificultad relativa de producción en el enfoque clásico serán, en la nueva orientación, indicadores de «escasez». La distribución de la renta, tema que en el pensamiento clásico se aborda desde las relaciones sociales de producción, el papel de las diferentes clases sociales y sus relaciones de poder, se reduce ahora a un caso específico de la teoría de los precios. En definitiva, la Economía Política deja de ser ciencia social y se convierte en una ciencia del comportamiento individual (López-Castellano, 2012; Ruiz-Villaverde, 2019) con la pretensión de conferir al análisis económico un carácter atemporal, ahistórico y neutral.

¿En qué queda todo esto? En una nueva forma de entender el objeto de estudio de la economía, los problemas económicos y el enfoque que hay que adoptar para su estudio, lo cual, queda perfectamente plasmado en la definición de economía actual, la que ha logrado más adeptos. Lionel Robbins, en el primer cuarto del siglo XX, redefine así la Economía (a partir de autores como Menger, Mises, Fetter o Strigl). Esta forma de definir la economía se establece ahora como un principio fundacional en todos los manuales de texto (particularmente de los de microeconomía).

«Economics is the science which studies human behaviour as a relationship between ends and scarce means which have alternative uses.» (Robbins, 1932; p. 15).

Una (breve) nota metodológica e introducción a la hipótesis crítica

Recientemente, leo de Rodríguez (2018) como Lizcano (1999; 2006) sostiene que todo concepto científico es metafórico y, por lo tanto, eminentemente social. En la operación de conceptualizar se ponen en juego las tramas socio-culturales e históricas (ideologías, intereses, concepciones, conflictos) de un contexto determinado. Esto es inevitable en cualquier conceptualización científica. El problema se presenta cuando una metáfora se instituye de tal modo que se pierde de vista la ficción que le dio origen.

De tal modo que la noción de «escasez relativa» en la hoy llamada ciencia económica así como los axiomas y conceptos que permiten delimitar, clasificar y elaborar su objeto de estudio —lo económico— son claramente tributarios de la ideología y las instituciones dominantes de la civilización industrial (Naredo, 2015). No parece una cuestión casual que las «las teorías utilitaristas» manejadas por los neoclásicos identifiquen el placer, el bienestar y/o la felicidad de los seres humanos exclusivamente con el consumo en un contexto de exacerbada multiplicación de mercancías en que estaba interesada (y está) la empresa capitalista.

Una hipótesis crítica

De lo dicho anteriormente debe quedar claro la existencia de diferentes enfoques a adoptar en el estudio de la economía. Por una parte, el estudio de las relaciones sociales de la fase de producción deviene fundamental para entender cómo se distribuye el producto social (y su excedente). Si le añadimos cómo las sociedades se han organizado históricamente para ir resolviendo esta cuestión, esto nos lleva al estudio de los diferentes modos de producción. En esencia, lo que se pone de relieve, es que el modo de producción actual es el capitalismo y que éste no es el resultado de un origen espontáneo y natural. El capitalismo debe ser entendido como un orden social de un momento histórico concreto, resultado de un proceso histórico de evolución social, es decir, el capitalismo es una categoría histórica. La cadena conceptual de este enfoque quedaría como sigue.

El enfoque actual de la economía parte del individuo concebido como algo anterior y previo a la sociedad; y, lo supone dotado de necesidades ilimitadas junto a una serie de recursos «escasos». Al confrontar dichos recursos con la satisfacción de esas necesidades ilimitadas se plantea un problema «interesado» de escasez (relativa) de recursos, es decir —un problema de elección racional. Este problema de elección se plantea como el problema central del estudio de la (micro)economía.

Bajo este enfoque, el mecanismo del mercado se erige como la mejor forma de solucionar estos problemas de elección en un contexto de escasez. Se asume, por tanto (aquí es donde entra toda la carga ideológica), que el mercado garantiza los mayores niveles de libertad y eficiencia para los individuos que interactúan en él. La economía de mercado, entendida como la generalización y universalización de los intercambios mercantiles donde existe un mercado para todo (incluida la fuerza de trabajo) representa —bajo este enfoque— la forma más natural y óptima de organizar la sociedad.

Desde «la crítica a la economía política», se rechaza la idea de que el capitalismo sea la expresión final del «orden natural» de la sociedad, identificándolo como una categoría histórica y, por ende, transitorio. El capitalismo viene entonces caracterizado por la explotación, la inestabilidad, la concentración de la riqueza y la exclusión.

Es en este contexto (finales del XIX y principios del XX), en que se formula la hipótesis anunciada. En un contexto en el que el capitalismo muestra problemas recurrentes de sobreacumulación y sobreproducción de mercancías; un momento histórico en que se cuestiona el capitalismo como forma de organización social de la economía; es, en ese momento, cuando resulta muy conveniente utilizar e imponer otro enfoque para el estudio de la economía. Se pasa así a estudiar las decisiones racionales del individuo ante la «escasez relativa» de los recursos. La metáfora de la «escasez relativa», y todo el enfoque que representa, se convierte así en una reacción académica que aleja a la mayor parte de los estudiantes de economía del estudio del capitalismo en profundidad, de sus contradicciones y de sus límites históricos. Tal es así, que cuando se produce la Gran Depresión (década de 1930), surge el keynesianismo; y, unos años más tarde, la síntesis neoclásica-keynesiana; esto es por la incapacidad explicativa de la economía marginalista para aspectos fundamentales de la economía.

Por último, cabe mencionar que esta no es la única hipótesis que podríamos formular sobre la cuestión. Por ejemplo, Philip Mirowski —En su libro de 1989 More Heat than Light— sostiene que «la metáfora de la escasez» y la forma en que se concreta el objeto de estudio de la economía neoclásica y su enfoque revelan una historia de cómo la economía ha intentado emular a la física, especialmente cuando consideramos la teoría del valor. Esto deja al descubierto la búsqueda de un mayor instrumentalismo epistemológico con objeto de conferir a la economía un mayor rango científico; pero, posiblemente, lo que consigue es una mayor mistificación en el análisis económico, harina de otro costal.

Referencias

Castellano, F. L. (2012). La curva de demanda de Marshall: El eslabón perdido en la cadena del valor. eXtoikos, (6), 77-79.

García-Rubio, M. (2016). El objeto de estudio de la economía. Un enfoque crítico en perspectiva histórica, en Hacia una economía más justa: una introducción a la economía crítica (pp. 25-48). Economistas sin Fronteras.

Lizcano, E. (1999). «La metáfora como analizador social» en Empiria. Revista de Metodología en Ciencias Sociales, n.º 2, pp. 29-69. Madrid.

Lizcano, E. (2006). Metáforas que nos piensan. Sobre ciencia, democracia y otras poderosas ficciones. Madrid: Ediciones Bajo Cero.

Naredo, J. M. (2015). La economía en evolución: historia y perspectivas de las categorías básicas del pensamiento económico. Siglo XXI de España Editores (3ª edición).

Robbins, L. (1932) An Essay on the Nature and Significance of Economic Science. McMillan & Co., London, UK.

Rodríguez, L. (2018). La economía: ¿ciencia de la escasez o del excedente?. Utopías, (24).

Ruiz‐Villaverde, A. (2019). Editor’s introduction: The growing failure of the neoclassical paradigm in economics. American Journal of Economics and Sociology, 78(1), 13-34.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.