El valor en el PIB

El 27 de enero de 2020, Michael Roberts publicaba una entrada tremendamente interesante titulada: “The value in GDP”.

Como curiosidad me llamó la atención la relación que el autor encuentra entre los tres métodos de estimación del PIB y las tres escuelas principales del pensamiento económico…

«These three different approaches broadly match the three main schools of economic thought.  The production approach has an affinity with neoclassical school, which sees national output as the sum of all micro-agents’ production. The expenditure approach has been adopted by the Keynesian school, which looks at investment, consumption and saving at a ‘macro level’ to measure “effective demand”. The income approach has the closest connection with Marxist and classical political economy, because it distinguishes wages and profits as the main categories of national income and thus exposes the class divisions in the distribution of GDP; and the driving force for investment and production in capitalism ie profit.»

Asimismo, el artículo menciona las críticas al uso que se vienen realizando sobre la estimación del PIB desde hace décadas, a saber: (i) muchos trabajos, al no pasar por el mercado, no son computados; (ii) tampoco se computa la depreciación de los recursos naturales utilizados en los diferentes procesos productivos.

Sin embargo, Roberts no encuentra estas críticas tan válidas, incluso menciona que Kuznets ya advirtió de que el PIB no es, ni tiene la intención de ser una medida del bienestar social (“Kuznets specifically warned against considering GDP as a measure of ‘welfare’ in a society”). Así las cosas, no tiene reparo en criticar explícitamente a Mariana Mazzucato, brillante economista de moda, quien según Roberts, no ha llegado a entender la ley del valor como reguladora del modo de producción capitalista. Fundamentalmente, para Roberts, Mazzucato solo considera el valor de uso y no es capaz de reconocer la dualidad del valor en las mercancías. 

Bajo mi sesgo interpretativo, la crítica de Roberts al PIB como indicador, dada la mundialización actual de la economía, se centra en la incapacidad de éste para recoger la transferencia de valor que se produce de las empresas pertenecientes a países menos desarrollados a las empresas pertenecientes a los países más desarrollados a través del (desigual) intercambio comercial a nivel internacional. De manera textual, el párrafo más importante del texto es el siguiente:

«Just as more technologically advanced companies get a transfer of value from less advanced companies through competition on the market (Marx’s transformation of values into prices of production), so imperialist countries get a transfer of value from peripheral countries through the unequal exchange of value in international trade and through transfer pricing within companies.  GDP does not capture that.  However, recent Marxist research has made progress in measuring this transfer in  the imperialist countries (see Carchedi and Roberts, Ricci and URPE_CHN_2019). These suggest that the GDP of the major capitalist economies is exaggerated by transfers of value through international trade and multi-national pricing equivalent to 3-5% of GDP every year.»

En resumen, el debate se centra en discernir muy claramente cuáles son las actividades productivas a incluir en la estimación del PIB. El enfoque neoclásico entiende que toda actividad que pasa por el mercado y que por tanto tiene un precio es productiva, pero esto no es así. De esta manera, el PIB termina siendo un cajón de sastre donde se contabilizan muchas actividades —productivas e improductivas. Así las cosas, es posible que estemos asistiendo, en los últimos años, a un aumento considerable de actividades improductivas (finanzas, publicidad, etc.), esto penaliza y reduce la parte del excedente (i.e. beneficios) destinada a la acumulación de capital y, en cierta medida, disminuye la riqueza social.

Como clave del texto y a modo de conclusión, medir la expansión relativa de las actividades productivas e improductivas deviene fundamental para conocer el potencial de crecimiento de las economías capitalistas. Y, esto no lo hace el PIB ya que no distingue acertadamente entre actividades productivas e improductivas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.