Un relato “insignificante” de mi ciudad, Granada.

Noche nublada que deja entrever una luna interesante, una luna bonita. Temperatura agradable, 14 grados. La noche invita al paseo. Granada es una de esas ciudades que nunca te cansas de pasear. Me toca volver a casa después de atender un asunto familiar. Las 21:15 horas, tengo 45 minutos de agradable paseo por delante. A las 22 horas tenemos toque de queda. Continuar leyendo “Un relato “insignificante” de mi ciudad, Granada.”

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search