A vueltas con el valor y los precios

¿Cuáles son las mercancías que mejoran nuestras condiciones materiales de vida? ¿Qué mercancías son capaces de aumentar su valor? ¿Por qué mercancías estaríamos dispuestos a pagar más?

Hace unos días hice un pedido por internet de dos polos (50€/unidad con un descuento del 24%) a una conocida empresa fundada por jóvenes emprendedores españoles que tienen su fábrica de producción (por el momento) en Valencia (ver aquí).

Parafraseando su web tenemos que:

«La ropa que producen está diseñada partiendo de un estudio de la anatomía y la biomecánica del cuerpo humano para facilitar la movilidad. Además, mezclan las características de las prendas técnicas de deporte con el saber hacer de la sastrería clásica. El tejido permite una óptima absorción de la humedad y facilita que la prenda seque rápidamente. Por su parte, el tratamiento antimanchas consigue que los líquidos resbalen sin dejar ni rastro».

Cuando me llegó el pedido me confundí con la talla. Pedí una talla “L” que según su guía de tallaje y tras medirme el contorno del pecho pensé que iba a ser la talla que mejor me quedase; sin embargo, me quedaba un poco grande. Entonces, pese a que tienen un excelente servicio gratuito de devolución y cambio, llamé a un amigo (que usa una talla más que yo) para revenderle los polos. Lo curioso de la anécdota es lo siguiente: mi amigo tiene una capacidad adquisitiva muy alta, es empresario. Puede tener una plantilla de 15 personas trabajando par él. Su respuesta fue: “yo no me gasto tanto dinero en ropa”. Sobre este tema, en enero de 2019 me publicarán un artículo en American Journal of Economics and Sociology donde hablo (junto con  mi co-autor) del tema de la “fast fashion” y de sus contradicciones de libro (i.e. según la teoría marxista) que se plantean en el contexto del capitalismo globalizado.

Así las cosas, el tema es que el precio de mercado (de determinadas mercancías) depende en gran medida de las percepciones subjetivas de los consumidores (donde el marketing y la publicidad juegan un papel fundamental). Entonces, nos podremos creer o no (yo las voy a probar) las características técnicas de la ropa que os comento; pero, de ser cierto, estas prendas de ropa fabricadas por jóvenes emprendedores españoles (en España), dadas sus características técnicas, tienen un valor -al menos un valor de uso– muy superior al de las prendas de ropa normal. Sin embargo, dado que en el mercado se produce un proceso de intercambio abierto y social, no sabremos si nuestros jóvenes emprendedores serán capaces de vender sus prendas de ropa por un valor de cambio justo (i.e. un precio de mercado), que refleje todo lo que aquí estamos comentando. De otra parte, sí es habitual encontrarnos consumidores en el mercado que compran polos de menor valor de uso pero que tienen un logotipo (en el cuadrante frontal superior izquierdo) por ejemplo de un jugador de polo o de un cocodrilo, o un tiburón, etc. y por los que seguramente pagan más.

Mis preguntas son: ¿es el mercado el mejor mecanismo de asignación de los recursos? ¿Es un mecanismo justo de asignación? Es decir, ocurre con mucha frecuencia que productos de menor valor de uso, gracias a los expertos de marketing, publicidad y dado el funcionamiento del mercado, se venden más y a precios mayores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.