El problema de las pensiones: un problema ideológico

La entrada que publico a continuación tiene cómo objetivo desenmascarar que el problema de las pensiones no es un problema de índole técnica; sino, que se trata de un problema ideológico, como todos los problemas que tratamos de resolver desde el análisis económico.

Permítanme que antes de empezar me apoye en el “criterio del experto”:

«Las soluciones de los problemas económicos nunca son económicas sino políticas. No hay oscuras fórmulas técnicas que permitan resolver las dificultades en un clima de gabinete».

 Lección magistral del profesor Enrique Fuentes Quintana en TVE, año 1977, vísperas de los Pactos de la Moncloa (ver a partir del 1:30)

El sistema de pensiones en España

Sucintamente, debemos entender que el sistema de pensiones español está fundamentado y diseñado bajo un principio de gestión colectiva. Los trabajadores/as en activo contribuyen, a través de sus cotizaciones a la seguridad social, a un fondo que se utiliza para pagar las pensiones de los trabajadores/as que están en situación de retiro de sus puestos de trabajo.

De forma más rigurosa, cinco principios rigen el funcionamiento de este sistema (ver mas extensamente aquí): (i) el principio de reparto: las cotizaciones de los trabajadores en activo financian las prestaciones existentes en ese momento; (ii) el principio de proporcionalidad contributiva: la cuantía de las prestaciones guardará relación directa con las cantidades aportadas al sistema público y al periodo de cotizaciones efectuadas; (iii) el principio de universalidad: aquellos que no hayan contribuido al sistema podrán acceder al nivel no contributivo de prestaciones para poder cubrir las necesidades más básicas; (iv) el principio de gestión pública: el sistema de la Seguridad Social estará gestionado y financiado por entidades públicas. (v) el principio de suficiencia de prestaciones: la cuantía de las prestaciones debe ser suficiente para asegurar las necesidades protegidas.

A lo que hay que añadir que de esta manera se cumplen otros dos principios: un principio de solidaridad intergeneracional; y, un principio de  solidaridad interregional, que garantiza que todos los ciudadanos del Estado español tengan derecho a su pensión por jubilación, independientemente de la región en la que vivan.

Vaya por delante una opinión preliminar, es todo un logro y una paradoja que en el modo de producción capitalista exista un vestigio de estas características. Es decir, una forma de gestión colectiva, con todos sus aciertos y defectos, frente a las soluciones individualistas y auto-interesadas más propias del capitalismo. Es decir, la norma en el capitalismo (la cual rige en otros países) es optar por planes de pensiones privados e individuales. Entendiéndose lo individual y propio como más “justo”.

La cuestión demográfica y la trampa de razonamiento

En los últimos años se viene alertando sobre la existencia de un proceso de envejecimiento de la población. Por una parte, la población de habitantes en edad de jubilarse está aumentando así como el tiempo de vida en esta fase de su ciclo vital; y, por otra parte, la tasa de natalidad es muy baja, lo cual, redunda en una disminución de la población activa (la población en edad de trabajar).

De una forma más técnica lo que está ocurriendo es que nuestra pirámide poblacional se está ensanchando por la parte superior (número de personas en edad de jubilización) y estrechando por la parte inferior (número de personas en edad de trabajar). Y, visto de esta manera, cual si de ratoncitos se tratase, estamos a punto de morder “el queso de la trampa”. El planteamiento es el siguiente, ver aquí:

«De manera simplificada, para que el sistema público de pensiones sea sostenible debe haber más trabajadores activos que número de pensionistas, es decir, que la continuidad del sistema tiene una fuerte dependencia de la pirámide poblacional».  

Y, es así como se termina concluyendo que nos enfrentamos ante un “problema técnico” que debemos afrontar ya, para poder prever y diseñar una solución a tiempo – no vaya a ser que nos “pille el toro”.

Desenmascarando la trampa de una forma muy sencilla (para que nos entendamos) 

Si observamos la tasa de variación del PIB (lo ideal sería observar la del PIB real); pero, me vale con el PIB nominal para esta entrada del blog. Podemos apreciar que la tasa de variación (salvo en épocas de crisis) siempre ha sido positiva.

¿Qué quiere decir esto? Imaginemos que el PIB es una tarta que producimos entre toda la población activa dentro del país. Pues esto quiere decir que cada año somos capaces de producir una tarta más grande. El que cada año seamos capaces de producir más se debe a la productividad laboral. Y, ¿qué quiere decir esto? Sencillamente, quiere decir que a día de hoy, es muy posible que 1 trabajador/a sea capaz de sacar adelante la misma cantidad de trabajo que -40 o 50 años atrás- sacaban adelante 20 trabajadores/as, quizá más.

En otras palabras, si tenemos en cuenta el aumento del producto social consecuencia del aumento de la productividad, todo hace pensar que el pago de las pensiones es sostenible si vamos siendo conscientes de que hay que detraer -progresivamente- una parte del aumento de la producto social para destinarlo al pago de las  pensiones.

Sin embargo, este planteamiento pone de manifiesto un problema distributivo (permítanme que soslaye temporalmente en mi planteamiento el problema de nuestro modelo productivo que abordaré más adelante). El aumento del producto social que realizamos anualmente se debe distribuir, grosso modo, entre dos bloques: (i) el bloque del capital (beneficios); y, (ii) el bloque del trabajo (salarios). Es por ello, que la solución que se proponga para atender el problema demográfico que afecta a las pensiones favorecerá a uno de los bloques para perjudicar al otro; y, esto ya no es un problema técnico, es un problema ideológico que pone de manifiesto un interés de clase.

En las próximas entradas, trataré de analizar también de una forma muy sencilla, las diferentes propuestas de solución al problema de financiación de las pensiones públicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.