Más allá del éxito: la garantía interna vs la (falta de) garantía externa

Es curioso como funciona el cerebro cuando piensas sobre las cosas que te pasan en la vida, sobre las cosas que le pasan a los demás, sobre cómo se comportan otras personas, sobre cómo nos comportamos nosotros (o cómo nos queremos comportar llegado el momento). Al tiempo ves una película que te cuenta la historia de una persona en otro lugar, en otro tiempo. Lees un libro que cuenta otra historia de otra persona en otro lugar y en otro tiempo. Entonces tu mente empieza a asociar y llegas a una conclusión. El mensaje esconde una lección, una lección que es la misma en las tres historias – la de tu vida, la de la película y la del libro. Es una lección que quieres aprender, que quieres recordar y que quieres aplicar llegado el momento. Más que las historias, lo que quiero recordar es la lección, por eso de lo que escribo es de esa lección, de una lección moral, de una lección de vida que no quiero olvidar.

Que la vida es complicada es algo que muchas y muchos sabemos. Durante nuestra vida tenemos sueños, algunos como yo, muchos sueños, muchos objetivos y muchas metas que superar. Nada garantiza en esta vida que podamos conseguir todo aquello que soñamos, todo aquello que anhelamos alcanzar. Es lo que las sabias y sabios llaman – la ausencia de garantía externa. Hay muchas variables que no podemos controlar y que influyen – causal o azarosamente – en el resultado. Luego hay otra garantía – la garantía interna. ¿Qué hacemos para conseguir esos resultados? Porque el éxito no está en el resultado, sino en cómo nos comportamos para obtener ese resultado y si lo hacemos de acuerdo a nuestra escala de valores.

En conclusión, otras personas alcanzarán (sospechosamente) resultados y éxitos más elevados (externamente) que los de que nosotras y nosotros alcancemos. Los procedimientos podrán ser cuestionables; ahora, éste no es nuestro problema. Es un problema interno de esas otras personas. Nuestro éxito va más allá del éxito o del fracaso. Nuestro éxito proviene de saber valorar la felicidad que reporta nuestro mecanismo de garantía interna por encima de la tristeza que proviene de los factores que conforman el mundo externo. De una forma más sencilla, lo importante en la vida no es lo que conseguimos sino cómo lo conseguimos. Es ahí donde reside la felicidad verdadera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.