Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: tercero, de aquellos barros estos lodos

La hipótesis que sostengo aquí es simple: la eliminación del marxismo del eje programático del Partido Socialista ‘Obrero’ Español sencillamente ha tenido consecuencias. En un buen número de veces se ha olvidado a qué clase social pretendieron representar.

Como primer apunte, si leemos el programa electoral del PSOE no es difícil constatar que nunca se menciona el término “clase obrera”, en el mejor de los casos se habla de “clase media”. Esta derrota ante el capital no es una cuestión menor puesto que nos han cambiado la categoría conceptual y las implicaciones son graves. Sobre esta cuestión se puede leer el libro de Owen Jones (2013) titulado: Chavs. La demonización de la clase obrera.

En mi opinión, por un ejercicio de honestidad intelectual el PSOE debería cambiar sus siglas, por ejemplo debería llamarse: PSE y eliminar el término obrero, si es que no quiere seguir usándolo.

EL felipismo y las huelgas generales contra un ‘partido obrero’

Podríamos empezar revisando las moderaciones salariales que se acometieron en 1983, un año en que la banca batía records de beneficios. Si bien es cierto, debemos señalar que a cambio de moderar los salarios, la jornada salarial se fijó en 40 horas semanales y aumentaron los días de vacaciones de 23 a 30 días naturales.

Como la situación del empleo no mejoraba, en noviembre de 1984 se hizo una reforma laboral (Ley 32/1984), podemos entretenernos en los pormenores pero para eso está la hemeroteca. Si les vale como resumen, en esta época “se encuentran los inicios de los contratos basura y la legalización del fraude en la contratación temporal”.

En 1985 se aprobó la Ley de Pensiones (Ley26/1985 de Medidas Urgentes por la Racionalización de la Estructura y Acción protectora de la Seguridad Social). La ley endurecía las condiciones para tener derecho al cobro de pensiones y reducían la cuantía económica de las mismas. Esta contrarreforma fue contestada con una Huelga General, lo cual, no tiene sentido si el partido que gobierna fuese realmente un partido obrero. Para más detalles la hemeroteca, en particular es interesante conocer que UGT no secundó la huelga: Nicolás Redondo era secretario general de UGT; pero, también era diputado del PSOE.

En las elecciones de 1986, la Confederación Española de Empresarios (CEOE) cambió de estrategia y no hizo ninguna campaña electoral contra el PSOE, las cosas le estaban yendo bien.

“Felipe González comparte las tesis económicas de la patronal”José María Cuevas Salvador en 1986 (Presidente de la CEOE de 1984 a 2007)

Otros eventos del felipismo que el lector/a puede investigar por su cuenta son:

(*) Las privatizaciones, la reconversión industrial y su huelga general.

(*) Las reformas laborales de 1992 y 1994.

En la actualidad:

Felipe González SA, más de dos millones de euros de ingresos al año en intermediaciones

El expresidente del Gobierno compagina su actividad política internacional con lucrativos negocios de consultoría que le permitieron facturar en plena crisis 2,1 millones de euros en solo un ejercicio.

Fuente: el Confindencial

Esta es una opinión muy personal, pero creo que Felipe González ha creado escuela. Su estilo de vida actual ha creado fuertes incentivos para entrar en política y aspirar a la presidencia (o puestos de gestión) en cualquiera de los niveles de Gobierno (local, autonómico, o nacional). José María Aznar ha sido uno de sus alumnos más aventajados.

La historia se repite: el PSOE de José L. Rodríguez Zapatero

En 2008 revienta la burbuja inmobiliaria-financiera. Se han escrito ríos de tinta, muchos libros, algunos buenos libros (y también muy malos); por tanto, no voy a entrar de lleno en la cuestión. Las preguntas que nos podemos hacer para ser muy sintéticos son ¿quién hizo el destrozo? ¿a quién se le ha pasado la factura?

Me limitaré a enumerar, otra vez, algunos acontecimientos desde 2010 y a hacer una reflexión final en base a la hipótesis que formulaba al principio.

(*) Cuando la tasa de paro sube de forma imparable, en 2010 se anuncian medidas: recorte inmediato del 5% de media del salario de los funcionarios y congelación en 2011; no revalorización de las pensiones salvo las no contributivas y pensiones mínimas; recortes a las ayudas para la Dependencia; reducción de 6.045 millones de inversión pública estatal en 2010 y 2011, etc.

(*) Reforma laboral de 2010: entre las medidas estrella, por ejemplo destacó una muy ‘obrera’ – la suspensión de la vigencia del convenio laboral: los empresarios pueden saltarse el convenio en situación de crisis

(*) Huelga general (de chiste) en España de 2010 (29-S), nuevamente una Huelga General a un partido ‘obrero’.

(*) Con Zapatero empezaron los primeros rescates bancarios: entre 2008 y 2015 esa inyección económica ya se había tragado cerca de 747.000 millones de euros.

(*) Entre 2010 y 2011 los altos directivos no consejeros de las empresas que forman parte del Ibex 35 elevaron su remuneración un 19,14%.

(*) Prácticamente la mitad de la alta dirección de las compañías del Ibex 35, incluyendo a los consejeros ejecutivos, disfrutaba en 2010-11 y disfrutan en la actualidad de un puesto de trabajo protegido por un contrato blindado, que incluye cláusulas de indemnizaciones millonarias en caso de despido. ¿Libre mercado?

Lo dejo aquí porque no quiero que me salga una úlcera.

Una reflexión final

Por Marx sabemos, que cuando se interrumpe el proceso de acumulación capitalista se intensifican las tensiones económicas y sociales. Por una cuestión de supervivencia el capital tiene que buscar cualquier fórmula que le permita seguir acumulando. Es aquí donde se agudiza ese antagonismo, ese conflicto de intereses entre trabajadores y empresarios.

¿Por qué reformas laborales y no reformas empresariales? ¿Por qué nunca se han reformado los beneficios empresariales?

¿Por qué ‘moderar’ los salarios de los trabajadores y blindar al mismo tiempo los sueldos de los directivos?

Etc.

En definitiva, para entender todo esto, hay que estudiar – como explicaba en mi primera entrada – las relaciones sociales (i.e. de poder) que se dan en el proceso productivo, donde Marx ponía el acento del análisis económico. Pero este análisis fue sustituido por las tijeras de oferta y demanda marshallianas.

Estudiar a Marx es algo viejo y obsoleto decían los dirigentes del Partido Socialista ‘Obrero’ Español.

Referencias

Owen, J. (2013). Chavs. La demonización de la clase obrera. Madrid: Capitán Swing.

Licencia de Creative Commons
Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: tercero, de aquellos barros estos lodos by Alberto Ruiz-Villaverde is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://pedaleando.hypotheses.org/820.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *