Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: segundo, una nota teórica

Tal y como he (sucintamente) descrito en la entrada anterior, a finales del siglo XIX, en el contexto de unas lamentables condiciones de vida de los trabajadores industriales, se intensificaron los movimientos obreros y revolucionarios; se fortalecieron los sindicatos; y, aparecieron los primeros partidos obreros; por ejemplo, en España, el PSOE se funda en 1879.

Asimismo, Marx (1818-1883) y Engels (1820-1895) fueron dirigentes del naciente movimiento obrero; pero, también fueron intelectuales que iniciaron sus estudios en economía política a partir de la constatación de que la base económica (es decir, la producción de los medios de vida de la sociedad) ocupa un lugar central en la explicación del orden social que rige; y, que para poder cambiarlo ha de desvelarse la explotación que constituye su fundamento. Su análisis parte de la línea argumental de los fisiócratas y de la economía política clásica, donde a partir de la critica de sus limitaciones, levantaron un poderoso método de análisis económico (Arrizabalo, 2014; p. 78).

Sin embargo, el marxismo no fue un paradigma teórico aislado sino que tuvo que competir (en términos de Kuhn) con otros paradigmas teóricos, entre ellos, con la Economía Marginalista. En este sentido, los enfoques teóricos que sugerían conflictos sociales no eran deseables en el mundo académico; por el contrario, las teorías que soslayaban el antagonismo de las clases sociales tenían buena acogida.

El marginalismo (triunfante) 

El marginalismo representó esa nueva teoría social encargada de defender el orden dominante y combatir a una batalladora clase trabajadora. Esta nueva teoría social germinó en un periodo en el que los avances de la época conducirían a los científicos sociales a entusiasmarse por los métodos de las ciencias naturales y los instrumentos matemáticos con objeto de intentar aplicarlos a las ciencias sociales. A partir de esta época se intensifica el uso de sofisticadas expresiones matemáticas como un poderoso instrumento conceptual y metodológico; de esta manera, se produce un efecto distracción sobre la dimensión política (y por lo tanto ética) del análisis económico aunque en mi opinión ésta no llega a desaparecer. Ahora esta dimensión queda oculta en la formulación de los supuestos establecidos en la modelización matemática de la teoría económica.

«La denominación marginalismo alude a la incorporación de la matemática diferencial al análisis económico, lo que puede considerarse una mayor aportación o menor, pero en todo caso puramente instrumental».

Arrizabalo (2014; p. 83)

El keynesianismo y la socialdemocracia

Si el triunfo de la escuela marginalista y el abandono del marxismo ya supuso la victoria de las posición reformista sobre la revolucionaria dentro del movimiento obrero, con el keynesianismo y la socialdemocracia, este hecho queda definitivamente constatado.

A partir de la crisis de los años de 1930 se pone de manifiesto la incapacidad de la economía marginalista para abordar los problemas reales de las economías capitalistas. Fue sólo la teoría Keynesiana la que tuvo un realtivo éxito a la hora de retar algunos de los fundamentos de la ortodoxia marginalista: por una parte, destruyendo la creencia ciega del mecanismo “autorregulador” del mercado; por otra, a través de la propuesta intervencionista para solucionar el desempleo.

De esta manera Keynes fue partidario de reducir las desigualdades de la distribución de la renta y la riqueza. Sus estudios se centraron fundamentalmente en la moderación de las fluctuaciones económicas, en la lucha contra el paro involuntario y en los esfuerzos por conseguir un nivel alto y estable de ocupación de los recursos productivos; y, entendió que todo ello sólo era posible con actuaciones gubernamentales discrecionales. Por consiguiente, cuando la inversión privada no es capaz de generar situaciones de pleno empleo, el Estado debe intervenir en la economía mediante la expansión del gasto público y conseguir así un aumento neto de la demanda efectiva (Guerrero, 2002; p. 261).

«(¿Por qué no me afilio al Partido Laborista?) En primer lugar, es un partido de clase, y de una clase que no es la mía. Si yo he de defender intereses parciales, defenderé los míos. Cuando llegue la lucha de clases como tal, mi patriotismo local y mi patriotismo personal estarán con mis afines. Yo puedo estar influido por lo que estimo que es justicia y buen sentido, pero la lucha de clases me encontrará del lado de la burguesía educada».

Keynes, J.M. (1925)[1]

De manera que no debe entenderse el keynesianismo como una crítica al modo de producción capitalista, sino como una posición reformista que centra su estudio en cómo restablecer la acumulación del capital cuando, por sus propias contradicciones internas, este modo de organización de la economía no encuentra solución a las tensiones y problemas económicos (crisis y depresiones) que genera. En otras palabras, Keynes pudo estar más preocupado de la buena marcha de las ventas empresariales que por las condiciones laborales de los trabajadores; pero, entendió que en el capitalismo entre un 60-80 % de la población son trabajadores por cuenta ajena, y que la producción de mercancías encontrará salida en el mercado en función del consumo, que en buena medida depende de ese porcentaje de la población. Esto suponía rechazar frontalmente la famosa ley de Say en el contexto de la economía capitalista.

Asimismo, la socialdemocracia fue un movimiento que surgió en la segunda mitad del siglo XX tratando de poner distancia con el marxismo. Su doctrina se basa en una reforma social que mejore el funcionamiento del mercado a través de su regulación; y, de esta manera permita conciliar la planificación socialista con el mercado capitalista.

Y aquí es donde viene lo interesante, una vez que se han marcado claramente las guías desde un punto de vista teórico y académico hay que trasladar el cambio a la arena política. Hay que eliminar cualquier vestigio de sentimiento revolucionario; es decir, cualquier cosa que ponga de manifiesto el antagonismo existente entre las dos clases sociales que conforman el modo de producción capitalista.

Por favor, no os perdáis el vídeo y el detalle de la ‘Comisión Gestora’ que convierte a Felipe González en Secretario General – ¿habrán cambiado las formas en el PSOE?

FELIPE GONZÁLEZ SUPRIME ‘MARXISMO’ DEL PSOE – 1979

[1] El fragmento está sacado de una conferencia que impartió J.M. Keynes en la Liberal Summer School en la Universidad de Cambridge – en agosto de 1925. Inicialmente, la conferencia se publicó en dos artículos en la Nation & Athenaeum (1925) – Part I on August 8 (pp.563-564), Part II on August 15 (pp.587-588). Posteriormente fue reeditado en su libro de 1931 Essays in Persuasion (Ch. IV.3, p.323-338).

Referencias

Arrizabalo, X. (2014). Capitalismo y economía mundial: bases teóricas y análisis empírico para la comprensión de los problemas económicos del siglo XXI. Instituto Marxista de Economía, Madrid.

Guerrero, D. (2002). Manual de economía política. Síntesis.

 

 

Licencia de Creative Commons
Una reflexión sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: segundo, una nota teórica by Alberto Ruiz-Villaverde is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://pedaleando.hypotheses.org/807.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *