Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: primero, una nota histórica

A finales del siglo XIX, la primera revolución industrial había supuesto un importante crecimiento de la producción, una creciente acumulación del capital productivo, y una expansión considerable del volumen del comercio internacional; sin embargo, estos cambios no reportaron los beneficios esperados para la mayor parte de la población. La nueva clase de trabajadores industriales se hacinaba en los barrios pobres de las ciudades, donde las condiciones sanitarias eran ínfimas y predominaban unas condiciones de vida miserables. A esto hay que añadirle unas jornadas laborales extenuantes, de 14 horas diarias, donde no era raro ver a mujeres y niños fatigados por unas condiciones muy duras de trabajo (Guerrero, 2002; p. 244).

En este contexto, surge y se consolida el movimiento obrero. Esto es visible a partir de sus organizaciones políticas y sindicales, así como con su coordinación internacional (en 1864 se crea la Primera Internacional) y sus primeras experiencias revolucionarias masivas (como el fantasma que recorrió Europa en 1848 o la Comuna de París en 1871), al calor de su lucha por mejorar sus condiciones de trabajo y vida en general (Arrizabalo, 2014; p. 83).

Uno de los mayores auges del movimiento obrero fue La Comuna de Paris (1871) que asusta en buena medida a todas las burguesías europeas. Tristemente, es rápida y cruelmente reprimida. Su derrota se vincula con la liquidación de la I Internacional (1872); pero, el movimiento obrero lejos de frenarse recibe un fuerte impulso con la configuración de la fundación de los primeros partidos obreros (Arrizabalo, 2014; p. 189), por ejemplo en Alemania, en 1985, se constituye la Unión Socialista de los Trabajadores (SAP); en Francia, en 1899, se funda el Partido Socialista de Francia; en Reino Unido, en 1906, se constituye el Partido Laboralista; o, en España, en 1879, se funda el Partido Socialista Obrero Español.

La importancia del marxismo en el contexto del movimiento obrero

Una de las contribuciones más importantes del marxismo como crítica a la Economía Política Clásica fue poner el acento en el análisis de las relaciones sociales entre capitalistas y obreros (i.e. las relaciones de clase no de factores productivos) que tenían lugar en el proceso de producción. Este análisis invita a la consideración de problemas tales como las condiciones de trabajo, la alineación del trabajador respecto al objeto de su trabajo, la naturaleza del progreso técnico y sus efectos en el empleo y la producción (Robinson y Eatwell, 1992).

«Marx tenía toda la razón al encenderse de ira contra la tríada de factores y condenarla por elemento de vil apologética que, reduciendo la viva lucha de clases sociales a un gris sistema de asignación de rendimientos a los factores cooperantes, desdibujaba la realidad capitalista».

(Schumpeter, 1982; p. 445)

 Referencias

Arrizabalo, X. (2014). Capitalismo y economía mundial: bases teóricas y análisis empírico para la comprensión de los problemas económicos del siglo XXI. Instituto Marxista de Economía, Madrid.

Guerrero, D. (2002). Manual de economía política. Síntesis.

Robinson, J., Eatwell, J., & Joan Robinson, J. E. (1992). Introducción a la economía moderna. Fondo de Cultura Económica.

Schumpeter, J. (1982). The Theory of Economic Development (A study of business profits, capital, credit, interest, and cycle conditions). Moscow: Progress.

Licencia de Creative Commons
Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: primero una nota histórica by Alberto Ruiz-Villverde is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://pedaleando.hypotheses.org/803.


2 opiniones en “Una reflexión personal sobre el Partido Socialista “Obrero” Español: primero, una nota histórica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *