Dedicado a todos esos trabajadores que se dedican a robar a otros trabajadores

El curso pasado (2015-16) planteé una actividad a mis estudiantes del Grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos que me cuesta calificar si fue exitosa o no. En caso de que no lo fuera asumo toda la responsabilidad por dos errores: (i) plantear la actividad en la plataforma telemática en lugar de abordar el tema en el aula con la suficiente profundidad; y, (ii) por invertir el orden de las cuestiones a reflexionar. En este curso, espero redimirme de mis errores.

Una recomendación

En las navidades pasadas un titular de prensa llamó mi atención y acto reflejo recomendé su lectura entre mis estudiantes – las profesiones mejores pagadas del año (publicado el 3.1.2016).

Bastó con remarcarles algunas líneas del primer párrafo:

“La consultora de recursos humanos Adecco ha publicado un informe que recoge los empleos mejores pagados del año 2015 que acabamos de abandonar. Una de estas profesiones es la del director de recursos humanos. Su sueldo en las compañías multinacionales ronda entre los 70.000 y los 100.000 euros brutos anuales, además de suplementos variables en función del cumplimiento de objetivos […] Habitualmente el director de recursos humanos posee una titulación universitaria de Relaciones Laborales, Derecho o Psicología. Se les exige formación de posgrado y un alto nivel de inglés“.

A la vuelta de vacaciones dos de mis estudiantes se acercaron a darme las gracias y me comentaron que se habían matriculado en la academia de inglés de la ciudad con docentes nativos. Conviene aclarar que por el área geográfica donde nos encontramos (i.e. Melilla) los estudiantes interesados en hablar otros idiomas antes solían optar por el Árabe y el Francés, lo cual, tiene mucho sentido – en mi opinión. Ahora, mayoritariamente optan por el inglés.

Una reflexión

El debate se centra en preguntarnos si realmente en una sociedad crecientemente capitalista la cualificación y la productividad laboral son las condiciones que dan acceso a los puestos de trabajo mejor retribuidos. Y entonces, enlazo con el siguiente cortometraje que lleva por título “Pecera” y que obtuvo hasta 6 premios (pocos me parecen, debería haber obtenido todavía más).

Algunas anécdotas a modo de conclusión

Primera anécdota

El otro día en clase, de forma transversal, toqué el tema de el Director/a de Recursos Humanos. Y les pregunté a mis estudiantes si aceptarían un trabajo que consistiera en despedir a otros trabajadores/as con el objetivo de ahorrarle costes a la empresa. A estas alturas del curso, los estudiantes han cogido mucha confianza conmigo y una estudiante me dijo – no tenga usted la menor duda profesor. Hay que trabajar para comer y ganar dinero; y, si esto es lo que tengo que hacer, lo haré.

Segunda anécdota

Mi mejor amigo me habla mucho de sus amigos del colegio. Y me llama mucho la atención su criterio a la hora de valorar el éxito laboral (y casi vital) cuando habla de ellos – la retribución. Uno de los amigos del grupo estudió Relaciones Laborales y Derecho. Actualmente, tiene su propio Bufete y es abogado laboralista (o mejor dicho corporativo). ¿A qué se dedica? Entre otras cosas, sospecho que a dos actividades principales: (1) a asesorar a grandes empresas para que los trabajadores/as no denuncien cuando son despedidos/as; y, (2) a llevar los casos de aquellas empresas que tienen a trabajadores/as que han denunciado a sus empresas por haber sido despedidos/as de forma injusta (a juicio de los trabajadores/as).

La conclusión

¿Para cuándo una asignatura de ética del derecho? O ¿Ética de la economía? En EEUU las tienen; aunque, si bien es cierto no sabemos si son eficaces o no.

Licencia de Creative Commons
Dedicado a todos esos trabajadores que se dedican a robar a otros trabajadores by Alberto Ruiz Villaverde is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://pedaleando.hypotheses.org/738.


6 opiniones en “Dedicado a todos esos trabajadores que se dedican a robar a otros trabajadores”

  1. Muy interesante. En mi caso, entre otras actividades, propongo temas de economía crítica para la elaboración de TFGs y hasta ahora se han presentado trabajos sobre economia feminista, explotación laboral, finanzas éticas, paraísos fiscales, etc. Y hace un año proyectamos en clase el documental “Ouróboros: la espiral de la pobreza” y después lo trabajamos en formato coloquio-debate.

  2. Seguro que tiene vd. buen fondo. De hecho, solo plantearse ciertos asuntos que otros muchos ni se plantean así lo demuestra.
    No obstante, si sigue planteando los asuntos de modo individualista, como nuestra crecientemente capitalista sociedad nos tiene aleccionados, seguirá metiéndose vd. mismo en callejones sin salida, llevandose, y esto es aún peor, a sus alumnos de la mano.
    El asunto no es, nunca lo ha sido, y no lo puede ser, “TÚ qué harías?” o “a TÍ que te parece?”. El asunto no puede tratarse (ni por tanto entenderse, ni por tanto solucionarse, 11ª tesis sobre Freuerbach) si no se plantea en sus justos términos: COLECTIVOS, SOCIALES. Algo como “¿los proyectos de vida que se nos plantean podemos disfrutarlos todos o para que a uno le vaya bien es imprescindible que a los demás, o a muchos, les vaya mal?”.
    Abrazos críticos

    1. Gracias Manu por tu comentario, sin duda, muy acertado.

      En alguna otra entrada del blog podrás comprobar que soy también muy crítico con el excesivo individualismo metodológico de la economía neoclásica y austriaca. Por ejemplo, en la entrada de “la Mochila austriaca a discusión” El enlace aquí: https://pedaleando.hypotheses.org/694

      Por tanto, acepto tu comentario de buen grado; pero, la actividad de clase no trataba de hacer un análisis que nos ayude a comprender y transformar la complejidad de la realidad capitalista. Sencillamente, trataba de ver, en qué medida los incentivos éticos y sociales afectan a nuestras decisiones (en este caso individuales). Mi impresión es que existe una ausencia elevada del componente ético y social en la toma de estas decisiones.

      No obstante, tu comentario abre la puerta a un debate interesante. ¿Deberíamos elegir nuestro trabajo de una forma individual a través del mecanismo del mercado? Éste es el análisis que planteas, entiendo; y, creo que podemos coincidir en la respuesta y en el análisis. Ahora bien, la realidad es que a día de hoy, la asignación y reparto de trabajo – nos guste o no – se hace a través de una economía de mercado (repleta de imperfecciones e injusticias) y de forma prevalentemente individual. Por tanto, la pregunta que les fromulaba a mis estudiantes, creo que era cuando menos realista.

      En otras sesiones, hemos discutido de si la elección de nuestro trabajo se debe basar en las condiciones laborales tales como el salario o en una reflexión personal sobre lo que podemos aportar desde el ámbito personal a la sociedad.

      Perdón por la chapa y te reitero mi agradecimiento por tu comentario ya que me ha hecho pensar y preguntarme si estaba demasiado confundido (ya que asumo que tener algo de confusión siempre es bueno).

      Otro abrazo crítico,
      Alberto

      1. De acuerdo completamente: la pregunta era realista. Mi crítica era más bien dirigida al desenfoque al valorar las respuestas, porque la respuesta del tipo “hago lo que se espera de mí y si tengo que pisar a mi compañero, lo haré”. Esta respuesta es igual de realista que la pregunta, y por las mismas razones que expones para defender la pregunta. Personas que estamos criadas y vivimos en una sociedad como la que tenemos sabemos cómo funciona el asunto.
        Lo que pretendía con mi crítica es eliminar el comentario valorativo “¿qué tipo de ética tiene nuestro comportamiento?” por uno explicativo (y con ello PROFUNDAMENTE TRANSFORMADOR): “¿POR QUÉ los comportamientos éticos que observamos, que seguimos, son los que son y no otros?”; y, más importante aún: “¿POR QUÉ siguen pareciendonos insatisfactorias las consecuencias morales de nuestros comportamientos y no obstante seguimos funcionando así?”.
        La primera pregunta tiende a culpabilizar a las víctimas: “la sociedad funciona mal porque nosotros, sus miembros, nos comportamos mal”; con ello escamoteamos un supuesto de partida implícito fundamental, que consisten en que habría una posibilidad de comportarse bien (y sobrevivir para contarlo).
        La segunda y la tercera tienden a comprender dos cosas complementarias (y revolucionarias):
        a) que en el seno del capitalismo las conductas éticas son antisistema, con todo lo que ello implica.
        b) que, aún así, y pese a la general aceptación del capitalismo y de la aberración teórica y empírica del homo economicus, lo genuínamente humano no puede eliminarse, y desde su substrato (absolutamente real pese a intangible) sigue y seguirá abriendose camino hasta nuestra percepción cotidiana, en forma de “mala conciencia” o “voz de Pepito Grillo”.
        Enhorabuena por el blog, por sus análisis, y por encima de todo por tu espíritu crítico, apego a la realidad y talante dialogante.

        1. Gracias de nuevo, Manu.

          Ahora creo haberte entendido mejor. El ‘hombre económico (i.e. homo economicus)’ debe verse como una ‘construcción social’ que proviene del modo de organización y producción capitalista. Si la forma de organización económica (estructura) se puede transformar, la forma de comportarse y nuestra conducta, también.

          Un saludo y gracias otra vez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *