Entendiendo la privatización: una pincelada desde el enfoque marxista

El enfoque marxista puede entenderse como un instrumento teórico de gran alcance para entender las leyes que rigen el funcionamiento de la economía capitalista.

Según la teoría marxista el capitalismo es el modelo de organización social de la producción y de la actividad económica que sucedió al feudalismo (a través de un periodo de transición que va desde el siglo XV hasta el siglo XVIII). La principal diferencia con el feudalismo es la acumulación del capital. Es decir, en el capitalismo los empresarios están obligados a reinvertir los beneficios en el proceso productivo para obtener mayores ganancias, ya que esto se convierte en una cuestión de supervivencia. En el feudalismo no existían tales incentivos, puesto que la supervivencia social de las clases altas (i.e. los nobles y los aristócratas) se debía a una cuestión de títulos nobiliarios y posesión de tierras. Dicho esto, hay que advertir que con el inicio del capitalismo, a través del proceso de la acumulación del capital, junto con las innovaciones tecnológicas y el desarrollo de la fuerza de trabajo, se experimenta un aumento extraordinario de la producción de mercancías jamás visto en la historia de la humanidad. Se alcanzan, desde entonces, los mayores aumentos de los niveles potenciales de calidad de vida material para el conjunto de la población.

La cuestión de fondo es que las posibilidades de mejora de la calidad de vida material que se experimentan en el capitalismo no terminan siendo accesibles para el conjunto de la población; adicionalmente, transcurrido un tiempo el capitalismo entra en una serie de contradicciones y choca con los limites históricos de su desarrollo. Es decir, se producen crisis económicas de extraordinaria gravedad. Una de las principales contradicciones es la que Marx definió como la ley de descenso tendencial de la tasa de ganancia. Marx (1894; libro III) demostró analíticamente que en entornos fuertemente competitivos la reinversión de los beneficios en el proceso productivo genera una tasa de ganancia que aumenta cada vez en menor medida, dando lugar a problemas de sobreacumulación. Esto se debe a que los empresarios tienden a reinvertir los beneficios en tecnologías y bienes de capital (i.e. capital constante) que ahorran costes con objeto de aumentar sus ganancias; sin embargo, transcurrido un tiempo el efecto que se produce es justamente el contrario. Esto pasa porque los beneficios no se reinvierten en la fuerza de trabajo (i.e. capital variable), que según el enfoque marxista, es el único componente del proceso productivo verdaderamente capaz de aumentar el valor de las mercancías.

Pues bien, en nuestro contexto de estudio, entre las décadas de 1950 y 1970 época de la posguerra de la 2ª Guerra Mundial, el capital no encontró grandes dificultades para llevar a cabo el proceso de acumulación, esto es, de reinversión de beneficios y aumento de las ganancias. Así fue, porque en esta época, en plena tarea de reconstrucción, estaba todo por hacer. Es a raíz del periodo de crisis 1973-1982, en base a la ley de descenso tendencial de la tasa de ganancia antes mencionada, cuando los mercados se agotan y los capitales encuentran serias dificultades para valorizarse (i.e. aumentar las ganancias y continuar con la acumulación). En un intento desesperado de hallar nuevos nichos donde invertir el capital excedente, se extiende una ideología neoliberal que se materializa en una vasta oleada de privatizaciones de servicios públicos amparada en el dogma de que las empresas públicas son por definición ineficientes y abúlicas, y que la única forma de mejorar su rendimiento es transferirlas al sector privado (Harvey, 2010: p. 31). Es entonces cuando el capital privado se introduce en la producción y gestión de servicios públicos, industrias configuradas -en su mayoría- en torno a monopolios naturales donde paradójicamente existe una fuerte restricción a la competencia.

Referencias

Harvey, D. (2010). The Enigma of Capital and the Crisis of Capitalism. NY: Oxford University Press.

Marx, Karl (1894). El capital. Crítica de la economía política. Libro III: El proceso global de la producción capitalista. Edición 1976, Madrid: Akal.

 

Licencia Creative Commons
Entendiendo la privatización: una pincelada desde el enfoque marxista por Alberto Ruiz Villaverde se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://pedaleando.hypotheses.org/722#more-722.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *