La ‘mochila austriaca’: a discusión

Esto de la mochila austriaca viene a ser algo así como una ocurrencia de corte neoliberal que pretende ayudar a mejorar los problemas de dualidad (insider-outsider) del mercado laboral con objeto, se entiende, de flexibilizar dicho mercado, mejorar la agilidad en la contratación, y por ende reducir el desempleo. Pero no sólo eso, es interpretable que dicha medida puede contribuir a tener a los trabajadores más jóvenes, productivos y eficientes (con menor salario) trabajando en activo y produciendo más. Es decir, la ‘polución nocturna’ de todo economista neoliberal que sólo piensa en números y beneficios sin reparar en el mínimo aspecto cualitativo o moral dentro de un análisis económico. 

Aquí uno de los vídeos de los que se están haciendo eco los medios de comunicación.

Algunas anotaciones para la discusión:

Primero.- Desde muchos enfoques de estudio (economía clásica, institucional, marxista, keynesiana, etc.) se ha demostrado que cuando se analiza la economía como si de un cirujano se tratase, hay que tener mucho cuidado a la hora de “diseccionar” la realidad en “órganos” independientes para proceder a su estudio. En otras palabras, existen fuertes interrelaciones entre instituciones, mercados y sectores que hay que considerar si no queremos distorsionar los resultados, eso sí, aunque parezca que están recubiertos de una “cierta” lógica (que no es verdadera, insisto). Por tanto, ocurre que el problema del desempleo en España hay que buscarlo fuera del mercado laboral, en concreto, en el modelo productivo español (o mercado de bienes y servicios). Un análisis económico serio tendría presente la fuertes interrelaciones que se dan entre ambos mercados – mercado de bienes y servicios y mercado de trabajo – estudiando pormenorizadamente la estructura, naturaleza y peculiaridades de la economía española. Este análisis quedaría completo añadiéndole un estudio histórico de la evolución económica de la sociedad bajo un manto teórico consistente que no rehúya a la hora de contextualizar la realidad dentro de un modelo de producción capitalista (con todas sus contradicciones). Creo que puedo adelantar el resultado de este estudio (imagínenme gritando): ¡¡el problema de la crisis económica no es la PRODUCTIVIDAD LABORAL ni tampoco la COMPETITIVIDAD!!

Segundo.- Desde algunos enfoques económicos – sobre todo desde el enfoque marxista – se es capaz de transcender del análisis meramente técnico y considerar la dimensión social en el estudio del proceso productivo.

Breve paréntesis: conviene recordar que la economía es una ciencia social, y que una sociedad no es sólo la suma de sus individuos – principal pecado del economista austriaco, (i.e. el absolutismo de su individualismo metodológico). Una sociedad es la suma de los individuos que la componen, pero también es la consideración de sus leyes, normas, costumbres, instituciones, etc. Algo que ya consideraba hasta el propio Adam Smith en su análisis económico. Adam Smith era un economista liberal, como también lo era David Ricardo; ahora bien, no eran economistas austriacos, obviamente.

Íbamos por lo de la dimensión social del análisis económico: la cosa es simple, en el análisis económico debemos tener presente el análisis de relación de clase. Grosso modo, en el capitalismo tenemos a los propietarios de los bienes de capital privado (i.e. capitalistas o empresarios) y a los trabajadores asalariados (i.e. proletarios o trabajadores). Pues bien, al ser los primeros los propietarios de los bienes de capital, estos ostentan una posición vertical (superior) de poder sobre el trabajador. Pueden decidir a qué trabajador contratar y a qué trabajador despedir. Ahora bien, el poder no es ilimitado, porque por suerte en las sociedades democráticas (fruto de las conquistas de la lucha de clases) existen formas de compensar y nivelar la balanza en dicha relación de poder. Por ejemplo, existe el derecho laboral; la acción sindical; la negociación colectiva; etc.

Cualquier regulación del Gobierno (en este caso sería un ‘gobierno burgués’) que vaya orientada a inclinar la balanza (aún más) del lado del empresario en detrimento de los trabajadores, acentuará las contradicciones del modelo de producción capitalista, será contraproducente a largo plazo y pondrá de manifiesto la existencia de los límites históricos de esta forma de organización social de la producción en la que vivimos.


Un comentario en “La ‘mochila austriaca’: a discusión”

  1. Realmente de acuerdo contigo Alberto, gracias por compartir tus pensamientos y reflexiones ,sin lugar a dudas contribuyen al aprendizaje de la economia de una manera mas profunda y significativa para todos los amantes del conocimiento de esta ciencia social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *