Moneyball: rompiendo las reglas

Acabo de ver Moneyball (de 2011) en Netflix y me ha gustado mucho por tres razones:

Una

La película muestra de una forma brillante la despiadada mercantilización, que se puede llegar a hacer hoy en día, de un deporte y de sus jugadores/trabajadores. Hay una escena en la que Billy Beane (Brad Pitt), el gerente general del equipo, le explica a su asistente por qué no se relaciona con los jugadores. La razón es que tiene que estar preparado para poder despedir a cualquier jugador en cualquier momento – forma parte del trabajo.

Dos

El mensaje fundamental de la película. Una persona, el susodicho gerente general, lo arriesga todo para luchar contra un esquema filosófico que compone las reglas de un modelo de gestionar el beisbol en los EEUU. Es una lucha contra barreras e intereses establecidos a cambio de apostar por otro esquema de pensar que a juicio de este gerente (y de su genial ayudante) es mejor.

Tres

Una  decisión final inesperada en la que nuestro protagonista decide anteponer otras motivaciones al dinero – me gusta que sigas perdiendo así papá.

you’re such a loser dad, just enjoy the show.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *