Cristiano Ronaldo, la lista Forbes y la necesidad de volver a estudiar Economía Política en la Universidad

Un hecho

La semana pasada acabó con una noticia sobre la que me gustaría reflexionar – Cristiano Ronaldo ha pasado a ser el ‘atleta’ mejor pagado del mundo según la revista Forbes. Desde la fuente original se podía leer esto:

#1 Cristiano Ronaldo. 2016 The World’s Highest-Paid Athletes earnings $88 Million

(Forbes 2016)

Captura de pantalla 2016-06-12 a las 8.01.18

Una lección

En economía, hoy día, pocos economistas sabrían distinguir entre tres categorías teóricas relevantes cuando se trata de entender por qué los precios (o los salarios) son los que son. Me refiero al valor de uso, el valor (de una mercancía propiamente dicho), y el valor de cambio.

El valor de uso, se refiere a la utilidad que nos reporta un bien (si no tenemos intención de venderlo) o una mercancía (si tenemos intención de venderlo y obtener un lucro). Nótese, que hoy día, tampoco muchos economistas saben diferenciar entre bien y mercancía. A modo de ejemplo, el valor de uso de una silla está relacionado con las prestaciones que ésta tiene cuando nos sentamos en ella. Cuanto mejor sea la silla, mayor valor de uso tendrá.

El valor de una mercancía, se determinará de acuerdo a las condiciones sociales en las que se ha producido. La única forma de medir el valor de una mercancía es comparándola con otras; y, la única forma de comparar mercancías es de acuerdo a aquello que las mercancías tienen en común, esto es, las horas de trabajo socialmente necesarias para su producción.

El valor de cambio, se refiere a la valoración que se hace de una mercancía por parte de los individuos en el proceso de intercambio. El valor de cambio expresado en términos monetarios es el precio. Sin duda el valor de cambio dependerá del valor de uso (las condiciones técnicas de la mercancía a la hora de satisfacer una necesidad) y del valor propiamente de la mercancía. Sin embargo, dado que el proceso de intercambio es un proceso social, y como tal abierto, las mercancías pueden experimentar desviaciones en su precio con respecto a su valor. Las fluctuaciones de los precios (al alza o a la baja) dependerán de la situación de la oferta y la demanda, así como de las percepciones subjetivas de los individuos en el mercado. Por tanto, algunas mercancías podrán tener un precio sobrevalorado mientras que otras podrán estar infravaloradas.

La Economía Neoclásica, es decir, la corriente económica principal que se estudia en la universidades, sólo se encarga de estudiar la determinación de los precios en el mercado, olvidándose básicamente de la fase de producción y de su importancia en la determinación del valor de una mercancía. Tampoco hace hincapié en la precisión del uso de las categorías conceptuales y, en definitiva, fuerza a la confusión entre precio y valor. Esto no es una cuestión baladí, porque las implicaciones son terribles en el estudio de la economía. Es decir, la no distinción entre valor y precio nos lleva a no saber distinguir qué mercados se encuentran en una situación de burbuja (i.e. completamente sobrevalorados), y por supuesto, tampoco ayuda a predecir cuándo se producirán las crisis económicas.

Una reflexión

Cuando escucho que el fútbol es una ‘industria’ que genera mucha riqueza, sinceramente, me echo las manos a la cabeza y me horrorizo. Porque, ¿cuál es el valor de uso del fútbol? ¿Qué necesidad satisface el fútbol? El fútbol es una actividad de entretenimiento que no genera apenas riqueza. En otras palabras, Cristiano Ronaldo si estuviera en la época feudal sería el payaso de la Corte. Y, tengo que reconocer, que como payaso no lo hace mal. Por supuesto, no ganaría 88 millones de dólares al año, es más, me atrevo a aventurar que algún rey de la época lo habría decapitado ya por ‘fallón’.

Por tanto, dejo algunos interrogantes para el debate o para incentivar una investigación seria sobre la cuestión: ¿qué valor genera el fútbol? ¿Están algunos salarios en el mercado del fútbol sobrevalorados? ¿Estamos ante una burbuja en el mundo del fútbol?

Si nos aproximamos al problema mediante el estudio de la oferta y la demanda, ya les adelanto que no sacarán ninguna conclusión relevante sobre la cuestión. En otras palabras, olvídense de (casi) toda la economía que estudiaron en la Universidad, y estudien economía política, si de algo quieren enterarse claro.

 


Un comentario en “Cristiano Ronaldo, la lista Forbes y la necesidad de volver a estudiar Economía Política en la Universidad”

  1. En primer lugar me gustaría felicitarte por la entrada que has escrito, me parece muy interesante y evidentemente toca una fibra sensible de la gente, el fútbol (y a Cristiano Ronaldo).

    En cuanto a las preguntas para la reflexión que has realizado, y comenzando por la primera, considero que el fútbol no puede ser entendido en función del valor o del valor de cambio, sino a través del valor de uso, es decir, de la utilidad que les reporta a las personas. El fútbol tiene un valor inmaterial que la gente le da y que lo hace sumamente valioso, por ello es el deporte rey en España (y numerosos países) y es capaz de movilizar a las masas. Al no ser sociólogo ni psicólogo, no quiero profundizar mucho en estos aspectos, pues correría el riesgo de entrar en el campo de la especulación, pero estoy de acuerdo contigo en que la economía ortodoxa (neoclásica) no es capaz de explicar ni de lejos este fenómeno.

    En relación a la pregunta sobre los salarios en el mundo del fútbol, y partiendo del hecho de que nos encontramos dentro de un “capitalismo salvaje” en el que las personas no son más que máquinas susceptibles de ser utilizadas para producir dinero, no considero que estén sobrevalorados, porque ha estos jugadores no se les paga solamente por jugar al fútbol (ya jueguen mejor o peor), sino por vender camisetas, crear ilusión entre los aficionados, realizar anuncios para importantes firmas… Claramente, estoy de acuerdo en que un profesor de Universidad o un ingeniero o un agricultor se esfuerzan mucho más que Cristiano Ronaldo y, por tanto, deberían de ganar más, pero al movernos en un sistema en el que el esfuerzo no es recompensado, sino otras capacidades y habilidades, se puede entender porque los futbolistas ganan tanto.

    Quiero aclarar que el hecho de que justifique el sueldo de Cristiano Ronaldo, no significa que esto esté en consonancia con mi idea de sociedad idílica o sistema económico justo e idóneo. Tampoco defiendo a este futbolista, solamente me estoy limitando a exponer mi impresión de cómo funciona este mundillo tan lamentable y, en base a ello, intento explicar porque las cosas son como son, pero, y repito de nuevo, no estoy de acuerdo en absoluto con este funcionamiento del mundo ni tampoco estoy diciendo que la situación no se pueda cambiar para avanzar hacia otro modelo económico.

    Por último, no pienso que realmente exista una burbuja en el mundo del fútbol por cuestiones como las expuestas anteriormente. El fútbol moviliza a las masas que solicitan cada día su ración de fútbol y pienso que este fenómeno es muy difícil de cambiar (por lo menos a corto plazo). En cualquier caso, yo no considero el fútbol una burbuja porque realmente los que pagan esos salarios tan desmesurados y realizan semejantes inversiones en futbolistas son apenas unos pocos clubes (Madrid, Barcelona, PSG, Manchester United, Manchester City, Bayer de Munich, etc.). Estos grandes clubes son los únicos que trabajan con semejantes cantidades, y las pagan porque pueden pagarlas de sobra, pero no creo que el hecho de 8 o 10 equipos realicen semejantes inversiones, sabiendo que pueden cubrirlas sin problemas, pueda llamarse burbuja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *