Pincelada sobre el Minotauro Global (IV)

La situación descrita en las entradas anteriores (partes I, II y III) nos lleva a la siguiente conclusión. En los años 70 EEUU pasó de tener una situación excedentaria (que afianzó después de la Segunda Guerra Mundial) a una posición deficitaria. Los EEUU se convirtieron un en un gran país consumidor de bienes producidos en el exterior (déficit comercial). Amén de consolidar un importante descontrol del déficit público, principalmente como consecuencia del elevadísimo gasto armamentístico. Todo esto acaba con la ruptura del sistema de Bretton Woods.

La pregunta es ¿qué hicieron los EEUU después de esto? ¿Qué solución buscaron? Ésta es la clave del libro de Vaorufakis – una tesis provocadora e inteligente. Los EEUU tuvieron la ‘suerte’ de contar con villanos tan inteligentes como Paul Volcker y crearon una Bestia – el «Minotauro global». Igual que los atenienses mantenían un flujo constante de tributos al Minotauro, los americanos se las idearon para conseguir que el «resto del mundo» enviara cantidades ingentes de capital (miles de millones de dólares diarios) a EEUU concretamente a Wall Street. Esto permitió a los EEUU financiar sus dos déficits – el comercial y el fiscal. Y además lo hizo sin necesidad de tener que recortar el gasto público, sin necesidad de tener que subir los impuestos y todavía mejor, sin la necesidad de perder su hegemonía económica mundial.

¿Qué es entonces el Minotauro Global? Pues creo haber entendido que es un sistema de reciclaje de excedentes inverso (o simétrico) al que idearon los EEUU en su Plan Global (de 1950 a 1971). Este nuevo sistema consistió en expandir sus déficits comercial y fiscal a cambio de conseguir un flujo de capital proveniente del resto del mundo que los financiara. Para esto 4 factores fueron necesarios: (i) la condición (o el privilegio) del dólar como moneda de reserva mundial; (ii) la escalada de los costes energéticos; (iii) el abaratamiento de una mano de obra americana cada vez más productiva (desde los años 70); y (iv) el poder geopolítico de los EEUU. Me detendré rápidamente en el (ii) y puede que en el (iii) también.

(ii) la escalada de los costes energéticos

El incremento de los precios del petróleo y de otras materias primas (promovido por los EEUU según Varoufakis) dañó seriamente la competitividad del resto de los países del mundo, en particular de Alemania y Japón. ¿Por qué? Porque el petróleo y el resto de materias primas se comercializan en dólares americanos a nivel mundial. Por tanto, el aumento de estos precios para el país que imprime los dólares no supone un problema (tan grave) en comparación con el problema que le genera al resto de países.

(iii) el abaratamiento de una mano de obra americana cada vez más productiva

EEUU tenía que atraer capital y la forma de hacerlo era retribuirlo mejor al resto de alternativas que hubiese en los mercados financieros. Por eso, a partir de los años 70-80 optó por dar rienda suelta al capital. Comenzó a desregular los mercados y a permitir grandes y nuevas acumulaciones de capital. Para poder retribuir eficazmente al capital (proveniente del extranjero) se optó por estancar el salario real de los trabajadores (esto es observable empíricamente desde los años 70) y paralelamente se apostó enérgicamente  por promover un aumento de la productividad laboral – la vieja receta del capitalismo.

Por mi parte lo dejo aquí, pero si te gusta la economía creo que debes leerte este libro (y varias veces además). Es una auténtica joya. Por otra parte siempre es pertinente acudir a las fuentes originales, lo que yo he podido contar en estas 4 entradas está muy resumido y sujeto a la interpretación de mi primera lectura del libro, por lo que a buen seguro que tiene errores.

Os dejo con un vídeo donde se entrevista a Y. Varoufakis en relación a su libro – El minotauro global.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=cSzhAQceVaQ]

Referencia

Varufakis, Y. (2012). El minotauro global: EEUU, Europa y el futuro de la economía mundial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *