Pincelada sobre el fin de Bretton Woods (III)

El Plan Global (como así ha sido bautizado por Varoufakis) duró desde 1950 hasta 1971. La idea (ya comentada en la anterior entrada) es sencilla. EEUU trató con éxito de vincular las economías capitalistas al dólar a través de un sistema de tipos de cambio fijos. Esto se completaba con un mecanismo de reciclaje de excedentes. Es decir, los EEUU retuvieron su gran superávit comercial de posguerra, a cambio de exportar sus excedentes de capital (o beneficios) a sus protegidos – Alemania y Japón – en forma de inversiones directas, apoyo o asistencia; permitiéndoles así seguir comprando productos americanos. Al mismo tiempo, los EEUU se aseguraron de que Alemania y Japón mantuviesen una posición excedentaria similar en sus regiones, incluso a expensas del propio balance final para América.

Keynes ya advirtió de la necesidad de un mecanismo de reciclaje de excedentes diferente. Un mecanismo automático que no permitiese grandes desigualdades entre países excedentarios y países deficitarios. La propuesta de Keynes fue vetada por los americanos. ¿Qué pasó entonces con los americanos? Simple, que no supieron prever que el comercio internacional podía dar un giro de 180 grados convirtiendo a los EEUU en un país deficitario.

El factor decisivo de la caída del Plan Global fue la guerra de Vietnam. La escalada de costes financieros (dejando a un lado las irremplazables pérdidas humanas de toda guerra) fue la causa capital. Los combinación de costes derivados de dicha guerra y de la gran sociedad empezaron a acumularse y el Gobierno de los EEUU se vio obligado a emitir grandes cantidades de deuda pública. A principios de 1971, los pasivos excedían los 70.000 millones de dólares, mientras que los EEUU solamente poseían 12.000 millones en oro para respaldarlos. Europa empezó a acusar a los EEUU de que su obcecación con la guerra de Vietnam exportaba inflación al resto del mundo. Y más allá de las preocupaciones inflacionarias, Europa y Japón empezaron a temerse que los EEUU no iban a poder respaldar con oro una posible estampida contra el dólar.

El 29 de noviembre de 1967, el gobierno británico devaluó la libra esterlina un 14%. Muy por encima de la franja del 1% fijada por el acuerdo de Bretton Woods. Esto desencadenó una crisis y obligó a los EEUU a utilizar un 20% de sus reservas totales de oro para defender la paridad de 35 dólares por onza de oro. En agosto de 1971, el gobierno francés decidió hacer una declaración pública de su enojo con la política de los EEUU. El presidente Pompidou mandó un destructor a Nueva Jersey para canjear dólares estadounidenses por el oro guardado en Fort Nox. Días después, el gobierno británico de Edward Health hizo una solicitud similar; aunque sin mandar a la marina real. El 15 de agosto de 1971 el presidente Nixon anunció el final efectivo de Bretton Woods. Y así se desmoronó el Plan Global.

A colación del fin de Bretton Woods, aprovecho para recomendar la explicación de Varoufakis sobre la crisis del petróleo. Su explicación va en contra de la creencia popular (y académica) de que lo que causó la estanflación de los años 70 fue que los países de la OPEP encarecieron el precio del petróleo en contra de la voluntad de los EEUU.

Referencia

Varufakis, Y. (2012). El minotauro global: EEUU, Europa y el futuro de la economía mundial.


1 opinión en “Pincelada sobre el fin de Bretton Woods (III)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *