Pincelada sobre Bretton Woods (II)

Antes de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, a instancias del Presidente Roosvelt, se reunieron en Bretton Woods 730 delegados durante 3 semanas. El objetivo era ultimar la naturaleza e instituciones de orden monetario global de posguerra. En otras palabras, se trataba de diseñar un sistema monetario internacional y reconstruir las Economías de Europa y Japón destrozadas por la guerra. Sin embargo, según Varufakis, las verdaderas cuestiones que se perseguían eran: (i) diseñar un marco regulatorio que controlase al capitalismo para evitar otra Gran Depresión como la de los años 30; y (ii) decidir quién controlaría ese marco. Esto era un tema delicado que generaba tensiones, especialmente entre los dos grandes aliados. De un lado EEUU representado por Harry D. White y por otro el Reino Unido, representado por John M. Keynes.

Es muy recomendable leer la propuesta que hizo Keynes, explicada por Varoufakis, y que nunca fue considerada (pese a que Keynes era una figura muy respetada). Los americanos tenían otro plan en la cabeza, lo que Varufakis llama el plan global (que dura hasta los años 70). Básicamente, de manera muy sencilla, a los americanos no les interesaba refrenar su capacidad de manejar grandes excedentes comerciales sistemáticos por el resto del mundo. Muy sucintamente el plan global consistía en convertir al dólar americano en la moneda mundial, así los EEUU exportarían bienes y capital a Europa y Japón a cambio de inversiones directas y clientelismo político, una hegemonía basada en la financiación directa de centros capitalistas extranjeros a cambio de un excedente comercial americano para ellos.

A partir de aquí se entiende, yo creo que mejor, esto del Plan Marshall. Este Plan no fue fruto de una acción altruista de los EEUU hacia los países europeos y Japón, sino que se trataba de crear un mecanismo que reciclase sus propios excedentes. Se trataba de dolarizar estas economías, reindustrializarlas después de la guerra y así garantizarse una demanda extranjera de las exportaciones americanas.

Una nota técnica: el sistema Bretton Woods

Al término de la Segunda Guerra Mundial los EEUU eran la mayor nación acreedora, de hecho con el permiso de Suiza, eran la única nación acreedora. Por tanto estaban ante una oportunidad histórica para rediseñar el nuevo orden monetario internacional y eran conocedores de ello. Fue una oportunidad que aprovecharon con regocijo. Y así se creó, entre otras cosas e instituciones, un régimen de tipo de cambio fijo conocido como “Sistema Bretton Woods”. La idea fue ‘dolarizar’ el mundo. Se trataba de que cada moneda estuviera vinculada al dólar americano por un tipo de cambio dado. Sólo se permitirían fluctuaciones dentro de una estrecha franja de más o menos un 1%. Los Gobiernos se deberían esforzar por mantenerse en esta franja, vendiendo y comprando dólares para sus propias reservas. EEUU para crear la confianza necesaria en este sistema internacional, se comprometía a vincular el dólar al oro al cambio fijo de 35 dólares por onza de oro.

Además de esto, se necesitaban al menos dos monedas sólidas adicionales que actuasen como amortiguadores en caso de que la economía americana sufriese una de sus muchas desaceleraciones periódicas. Una moneda fuerte no se crea por orden, sino que es necesario un importante tejido industrial y comercial que la soporte. Y esta parte del libro es una de mis preferidas, cuando Yanis Varoufakis explica, con una impecable argumentación geopolítica, porque se decidió que estas monedas fueran la alemana y la japonesa pese al recelo de ingleses y franceses. En otras palabras, Alemania y Japón – perdedores de la Segunda Guerra Mundial – se convirtieron por voluntad de los EEUU en los pilares del su nuevo Plan Global.

Referencias

Varufakis, Y. (2012). El minotauro global: EEUU, Europa y el futuro de la economía mundial.


Un comentario en “Pincelada sobre Bretton Woods (II)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *