El mecanismo de reciclaje de excedentes (I)

La tesis principal del libro de Varoufakis (2012) me parece tan interesante y a la vez diferente a las que había leído anteriormente, que tengo que escribirla y sintetizarla para tratar de acordarme en lo sucesivo por si decido hablar de ella (en mis clases por ejemplo).

Básicamente, el autor greco-australiano pone el punto de mira en EEUU para explicar la crisis de 2008 y lo hace en perspectiva histórica a lo largo del siglo XX. En realidad, a nivel metodológico, utiliza una deliciosa combinación de materialismo histórico y análisis keynesiano. Ahí va la primera pincelada.

Pincelada sobre el mecanismo de reciclaje de excedentes

Cualquier sistema económico que organiza la producción a través del mercado contiene unidades propensas a producir excedentes y otras más propensas a presentar déficits. Para mantener el equilibrio, el sistema debe contar con mecanismos de reciclaje que mantengan el flujo de excedentes del futuro al presente, de los centros urbanos a las zonas rurales, de las regiones desarrolladas a las menos desarrolladas,…etc.

Esta necesidad de un mecanismo de reciclaje es más apremiante cuando las distintas regiones están unidas por una moneda común o alguna forma de tipo de cambio fijo. Pueden existir diferentes mecanismos para reciclar los excedentes. Por ejemplo, la devaluación de la moneda puede servir para aliviar las presiones que los déficits (principalmente comerciales) generan. Sin embargo, una devaluación monetaria sostenida en el tiempo puede generar desequilibrios insostenibles que terminan por romper el sistema, aunque esto puede durar décadas y décadas. Por otra parte, actualmente no es posible devaluar el euro para aliviar los mayores déficits de la zona euro (i.e. los déficits de Grecia, Irlanda, Portugal, Italia y España).

Pero, centrémonos en el caso de los EEUU. Los dos mecanismos de reciclaje de excedentes más comunes desde la Segunda Guerra Mundial han sido dos: la sencilla unión de transferencias instituida por el New Deal a finales de los años 30 y el enrevesado complejo militar-industrial, que se desarrolló en los años cuarenta.

El primer mecanismo funciona de forma sencilla, en Washington se deciden las transferencias (prestaciones sanitarias, prestaciones por desempleo, etc.) que se van a destinar a los estados deficitarios. Se financian con la recaudación de los impuestos, con mayor aportación neta de los estados que son excedentarios (por ejemplo California o Nueva York). El segundo parte de un acuerdo político. Cuando un conglomerado como Boeing recibe un gran contrato del Pentágono para construir un nuevo caza o un sistema de mísiles, está estipulado que parte de las instalaciones se localicen en aquellos estados más deficitarios o incluso deprimidos. Este segundo mecanismo no funciona a modo de transferencias sino de inversiones ‘productivas’ (las comillas son mías no del autor) en regiones deficitarias que utilizan los excedentes producidos en las regiones excedentarias.

Referencias

Varufakis, Y. (2012). El minotauro global: EEUU, Europa y el futuro de la economía mundial.


Un comentario en “El mecanismo de reciclaje de excedentes (I)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search