Sobre lecturas de verano y hamburguesas artificiales

Actualmente existe una tendencia creciente que pone bajo cuestionamiento la forma de enseñar economía. Bajo el contexto de crisis actual, muchos han empezado a preguntarse y a cuestionarse lo que se aprende, se estudia o se investiga en Economía y más importante que esto – la forma en que se hace. Pocos – economistas menos ortodoxos – ya venían alertando, antes de la crisis, sobre la arriesgada forma (completamente consolidada) de aproximarse al entendimiento de los problemas y fenómenos económicos. Lo que pasa es que a estos ‘economistas heterodoxos’ no se les hacía caso y sólo ahora en el contexto de crisis señalado se les ha empezado a rendir cuentas. Ni que decir tiene que la inmensa mayoría de economistas – ni con crisis ni sin crisis – se ha planteado cuestionarse lo que han estudiado de economía. No se cuestionan la forma en que aprenden, enseñan o investigan en relación a los fenómenos económicos, y peor que eso, aplican estos conocimientos para tratar de explicar la situación económica actual; pero esa es otra historia en la que no me conviene entrar.

Y… ¿cuál es esa forma de hacer economía?

Para responder a esta pregunta nos basaremos en Rocaglia (2006). Resulta que a finales del siglo XIX se abandonó el enfoque clásico o más concretamente el ‘enfoque ricardiano’ con el que se abordaban los asuntos económicos y se produjo un cambio de dirección en la ciencia económica – la revolución marginalista [1].

Este cambio de dirección se podría resumir de la siguiente manera: desde el enfoque clásico, el problema económico se abordaba desde aquellas condiciones que garantizaban el funcionamiento del sistema económico basado en la división del trabajo, lo cual se traducía en un estudio de la producción, distribución, acumulación y circulación del producto. Desde el enfoque marginalista la cuestión se ha simplificado de tal manera que el planteamiento termina consistiendo en plantearse la utilización óptima de los recursos escasos para satisfacer las necesidades y el deseo de los agentes económicos. De manera que, para los marginalistas ‘la distribución de la renta’ se convierte en un caso específico de la teoría de los precios, y por tanto, pierde el rango de problema y objeto fundamental de estudio en el campo de la ciencia económica. Volveremos a esto más adelante, de momento retenemos esta idea en la mente.

Entre ambos enfoques hay otras diferencias significativas relacionadas con la percepción del valor o la noción del equilibrio como papel central en el enfoque marginalista…etc.; pero tampoco entraremos en esta cuestión por no aburrir al lector.

Algunas lecturas de  verano…

Hace algunos años ya había leído algunas críticas interesantes que se hacían sobre la economía ‘neoclásica’ o con más precisión ‘marginalista’ – ésa que nos seguimos empeñando en estudiar, enseñar o utilizar como marco de referencia en el contexto de las investigaciones económicas. Entre lo más interesante que leí me gustó mucho el libro de Dan Ariely – Las trampas del deseo (en su versión en español); sin embargo, más importante es remarcar su título en inglés ya que tiene una mayor intencionalidad –Predictably Irrational, algo así como ‘somos previsiblemente irracionales’. En este libro Dan Ariely, muy al estilo de Daniel Kahneman y Amos Tversky, nos demuestra, a partir una serie de divertidos experimentos económicos (y no económicos), que sencillamente no somos racionales, antes al contrario, somos irracionales y además nuestra irracionalidad es previsible. En definitiva, el ser humano no es capaz de ordenar consistentemente sus preferencias. Entonces, uno se pone a pensar en el elevado número de modelos microeconómicos que ha estudiado a lo largo de la carrera de Economía (o carreras afines) y en los supuestos de partida de estos modelos que hablaban de la racionalidad del consumidor y del productor; o de aquellos supuestos que hablaban de la monotonía, transitividad, convexidad de las preferencias…etc. Curiosamente, muchos profesores con cierta habilidad y tablas en el asunto ya ni se molestan en comentar los supuestos de los modelos [2]. Claro, ahora si esto se lo comentas a un profesor de microeconomía que lleve 10, 15 o 20 años enseñando la materia,… no te vas a convertir en su mejor amigo.

Pues bien, este verano me ha dado por leer cuestiones relacionadas con la Nueva Economía Institucional. Este ‘nuevo’ marco de estudio e investigación, más intermedio (o menos radical), que emana de la economía institucionalista americana y que flexibiliza algunos de los ‘fundamentos’ de la economía neoclásica. Es sin duda un interesante marco de estudio al que se puede optar a la hora de tratar de abordar y entender los fenómenos y problemas económicos (sobre todo los actuales). Me ha gustado redescubrir y aprender algunos de los aspectos relacionados con el ‘viejo institucionalismo’, aquel que arranca Thorstein Veblen. A estas alturas, por ser ya muy sintético, concretamente me llamó la atención comprobar que en el análisis institucionalista los temas distributivos ocupan un papel central o muy relevante en los análisis económicos.

Dicho esto, conviene ir concluyendo y comentando mi perplejidad cuando leí en este verano que ya se ha degustado la primera hamburguesa elaborada a partir de células madre. Y… ¿por qué voy a hablar de hamburguesas artificiales? Porque es fundamental entender la transcendencia y las implicaciones que tiene el enfoque predominante de la economía actual a la hora de proporcionarnos una visión de los problemas económicos (sociales, ecológicos…) del planeta que habitamos.

 La hamburguesa artificial

Para poner en antecedentes al lector daré algunos datos muy sintéticos sobre la noticia:

– El día 5 de agosto se hizo una degustación en Londres de la primera hamburguesa artificial elaborada a partir de células madre.

– Esta hamburguesa se ha elaborado en el contexto de un proyecto de investigación que reúne a un grupo de científicos de la Universidad de Maastricht liderado por el profesor Mark Post. El proyecto lleva gastados unos 250.000 euros, según los medios consultados.

– Sergey Brin, cofundador de Google, ha sido el principal patrocinador del proyecto.

En resumidas cuentas, los resultados de esta investigación son esperanzadores ya que plantean la posibilidad de ‘resolver’ una gran cantidad de problemas de gran relevancia de nuestro planeta, entre los que se encuentran algunos de tipo ecológico relacionados con el bienestar animal o algunos de tipo económico, – y estos son los que más me interesan. Resulta que las hamburguesas artificiales podrán ‘resolver’ problemas de escasez de alimentos en el futuro si se tienen en cuenta las previsiones demográficas futuras.

Claro, y es aquí cuando más de uno habrá pensado…qué pasaría si un día Mark Post o Sergey Brin se levantaran de la cama y dijeran – ¡ostras! – si el problema éste de los recursos y los alimentos no es un problema de escasez, ni de proyecciones sobre la demanda de alimentos, ni siquiera de una oferta insuficiente,…el problema está más bien relacionado con – la distribución.

Referencias

 – Roncaglia, A. (2006) La riqueza de las ideas, Zaragoza: P.U.Z.

– Degustación de la primera hamburguesa artificial (ref.: 17 de agosto de 2013, disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/05/ciencia/1375713452.html)

– Presentaron la primera hamburguesa fabricada con células madre de vaca (ref.: 17 de agosto de 2013, disponible en: http://www.elpais.com.uy/informacion/presentaron-primera-hamburguesa-fabricada-celulas.html)


[1] Conviene mencionar, que a pesar de emplear el término ‘revolución’ hubo muchos precursores antes de que este nuevo enfoque se implantara y perpetuara. De hecho, existe debate sobre la cuestión entre los historiadores del pensamiento económico – sobre si fue revolución o un proceso gradual.

 [2] Para una mayor comprensión de estas cuestiones habría que leer a Bentham, Mill, Jevons en adelante sobre el término ‘homo oeconomicus’ que de alguna manera resume este comportamiento racional del sujeto de estudio en la ciencia económica.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.