¿Hasta qué punto las mediciones orientan el debate?

Me resultan especialmente interesantes los debates suscitados a raíz del descubrimiento de los errores cometidos por dos investigadores, Rogoff y Reinhart, en relación a un estudio que trataba de capturar la posible relación entre el nivel de endeudamiento de los gobiernos de algunos países avanzados y el ritmo de crecimiento económico para un periodo comprendido entre 1946 y 2009. La principal conclusión del estudio era que cuando la tasa de endeudamiento público sobrepasaba el 90% en relación al PIB, el crecimiento económico bajaba abruptamente hasta hacerse negativo.

El estudio fue publicado en 2010 en – The American Economic Review, revista que tiene un elevado factor de impacto y que ocupa una de las posiciones más altas de la categoría de «economics».

Aparentemente, la importancia de este estudio radica en sus implicaciones políticas. Según lo leído en prensa varios dirigentes políticos (a nivel europeo) se apoyaron en este estudio para recomendar políticas de austeridad. De otra forma, parece ser que las políticas de austeridad marcadas por la Comisión Europea se han apoyado firmemente en este estudio y vienen siendo impuestas desde 2010.

Los debates suscitados

Una vez más, el universo de la blogosfera ha entrado en ebullición (lo cual no me parece mal). Han surgido algunos debates en relación a la intencionalidad de los errores; si un estudio que sólo utiliza el programa Excel a la hora de tratar los datos debe ser considerado a publicación; o incluso, se ha mencionado que no deberíamos olvidar la importancia que los procesos de revisión (ciega por pares) tienen en los procedimientos de publicación en revistas de tanto impacto como la aquí señalada.

Aunque el tema principal que subyace de cuestionar la validez de este estudio nos lleva a valorar, de nuevo, el debate en relación al tipo de política económica que se debería aplicar en la mayor parte de los países actualmente en crisis. Parece ser que este debate gira en torno a la forma de entender esta crisis, ¿estamos ante un problema de productividad o de contracción de la demanda?

Pero… ¿No nos estaremos desviando?

En 2008, el debate sobre las causas de la crisis se orientaba de diferente forma. Por aquel entonces un Nicolas Sarkozy, jefe de estado francés y presidente de turno de la Unión Europea, en las diferentes cumbres internacionales que se iban celebrando, depuraba un discurso que se centraba en «refundar el capitalismo» y reivindicaba una regulación financiera más firme destacando medidas tales como: nuevas reglas de contabilidad para reducir la especulación financiera; controles más estrictos en las retribuciones de los banqueros; mayor regulación de los fondos de inversión y de las agencias de calificación; o fuertes sanciones a los paraísos fiscales.

Tal era su ímpetu y convencimiento de que era un momento histórico de grandes cambios, que encargó la realización de un informe sobre la Medición del Desarrollo Económico y del Progreso Social a una comisión de economistas de la primera plana del panorama académico mundial. Entre otros estaban: Joseph E. STIGLITZ (Nobel de economía en 2001); Amartya SEN (Nobel de economía en 1998); o Daniel KAHNEMAN (Nobel de economía en 2002).

¿Qué pretendía este informe? – Centrando el tema

(Textualmente)

[…] determinar los límites del PIB como indicador de los resultados económicos y del progreso social […] los indicadores estadísticos son importantes para concebir y evaluar las políticas destinadas a garantizar el progreso de las sociedades, así como para evaluar el funcionamiento de los mercados e influir en los mismos […] lo que se mide tiene una incidencia en lo que se hace: pero si las mediciones son defectuosas, las decisiones pueden ser inadaptadas […] si nuestras mediciones del desarrollo están falseadas, puede ocurrir lo mismo con las conclusiones que extraemos en materia de política económica […] las mediciones habituales pueden, por ejemplo, dar a entender que la inflación es más reducida o el crecimiento más fuerte de lo que perciben las personas; esta diferencia es tan importante y está tan generalizada que no sólo puede explicarse refiriéndose a la ilusión monetaria o la psicología humana. En algunos países, este fenómeno ha minado la confianza en las estadísticas oficiales (en Francia y en Gran Bretaña, por ejemplo, un tercio de los ciudadanos apenas confía en las cifras oficiales y esos países no son excepciones) e influye de forma clara en las modalidades del debate público sobre el estado de la economía y las políticas que han de llevarse a cabo […] la adecuación de los instrumentos actuales de medición del desarrollo económico, en particular los que se basan únicamente en el PIB, resulta problemática desde hace mucho tiempo […] además, hace mucho que se estableció que el PIB era una herramienta inadaptada para evaluar el bienestar a lo largo del tiempo.

Entonces…

después de más de cuatro años de crisis, el debate económico se ha desplazado tanto del núcleo de la cuestión que a día de hoy debatimos la posible correlación  – espuria o no – entre el nivel de endeudamiento público en relación al PIB y el crecimiento económico medido a partir del PIB. Se nos ha olvidado que todavía ningún economista ha sabido resolver de forma definitiva el problema de la medición del desarrollo económico y del progreso social ¿o quizás sí?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.