Sobre el reloj, el gato y Madagascar (de Sampedro)

Comentario Crítico de Texto

Sampedro, José Luis (1983). El reloj, el gato y Madagascar. Revista de Estudios Andaluces, 1, pp: 119-26

Sobre el autor

Es difícil, en el contexto de una actividad de clase, resumir la extensa trayectoria de un autor tan brillante y polifacético como José Luis Sampedro. No obstante la capacidad de síntesis debe ser parte del objetivo de la actividad. En este sentido, debemos tratar de contestar al siguiente interrogante ¿Qué es lo mínimo que un estudiante debe saber de José Luis Sampedro? Se me ocurre la siguiente fórmula para comentar la información relativa a este autor – comentar su pasado y su presente.

Su pasado

El pasado de José Luis Sampedro viene marcado por una trayectoria académica, profesional y artística, sencillamente brillante. En lo académico, el autor se Licencia en Ciencias Económicas con Premio Extraordinario. Al poco tiempo se convierte en Catedrático de Estructura Económica, entrando previamente en el Servicio de Estudios del Banco Exterior de España. Ante las deportaciones de catedráticos de la Universidad de Madrid, decide aceptar por unos años un puesto de «Visiting Profesor» en las universidades inglesas de Salford y Liverpool. En lo profesional, Sampedro ha ocupado puestos tan relevantes como el de asesor del Ministro de Comercio; asesor en el Banco Exterior hasta alcanzar el nivel de Subdirector General; Asesor Económico de la Dirección General de Aduanas (Ministerio de Hacienda); Senador por designación real en las primeras Cortes democráticas y Vicepresidente de la Fundación Banco Exterior. Finalmente, en lo artístico, Sampedro ha destacado como novelista, tal es así que hasta cierto punto su brillantez literaria ha eclipsado su brillantez académica. Esta actividad se ha desarrollo de forma simultánea con sus actividades académicas y profesionales, alcanzando su punto álgido de popularidad con la obra “La sonrisa etrusca”.

El Presente

Actualmente, José Luis Sampedro sigue activo y aprovechando el tiempo de una forma envidiable. Su madurez y gran lucidez, le permiten seguir escribiendo y reflexionando, entre otras cuestiones, sobre la deriva de nuestra «sociedad de mercado». Sigue impartiendo conferencias y publicando libros de extraordinario interés que invitan a la reflexión. Aprovecho esta breve reseña, para comentar a mis estudiantes de cuarto de la Licenciatura de Economía, que la conferencia que Sampedro impartió en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada, está disponible en la biblioteca (José Luis Sampedro, 2009 – Recurso electrónico).

Sobre el texto: resumen

De este texto se pueden extraer muchas ideas interesantes, pero creo que son 3 las ideas fundamentales, a saber: (1) el método o enfoque que la ciencia económica convencional (la que predomina actualmente) utiliza para estudiar los procesos económicos es erróneo y con lamentables consecuencias; (2) Sampedro nos explica, en su opinión, cuáles son las razones que justifican y explican que perdure este error de base en el método utilizado por la llamada Economía Positiva; y (3) el texto es verdaderamente formador porque Sampedro no se queda simplemente en la crítica y nos plantea un enfoque alternativo e integrador como solución, que pasa por incorporar el análisis estructural y la revisión histórica.

Sobre el método

A través de un interesante símil metafórico Sampedro nos explica en el texto el error de base en el método utilizado por la corriente económica ortodoxa. De manera que la complejidad social que subyace de las relaciones económicas no puede ser estudiada solamente desde un enfoque cuantitativista, en un intento de imitar a las ciencias naturales. Este método es, sencillamente, insuficiente. Su proposición, textualmente se resume en: «los métodos de estudio deben adaptarse a la naturaleza del objeto estudiado» por tanto no podemos estudiar la complejidad social de un país como Madagascar a partir del conocimiento tan limitado que se necesita para entender el funcionamiento de un reloj.

Es lógico que la siguiente pregunta que el autor se plantea en el texto esté relacionada con la vigencia en la actualidad de un método tan erróneo y con desastrosas consecuencias. A esto se responde con dos argumentos: (i) esto ocurre porque el uso de los métodos matemáticos confiere la falsa sensación de estar manejando verdades incuestionables. Éste es un error de buena fe a entendimiento de Sampedro; (ii) la segunda razón no es tan inocente. El método convencional utilizado en el estudio de la economía racionaliza y legitima todo un sistema social de mercado que beneficia a los poderes establecidos.

¿Cuál es la alternativa?

Como alternativa a este método, mayoritariamente empleado, habría que buscar un enfoque integrador, que incorpore los aspectos válidos de los instrumentos cuantitativos (que provengan del uso de la econometría, cálculo de probabilidades y otros menos utilizados) y se articulen en un análisis estructural que distinga, el menos, tres niveles i.e. el nivel material, el institucional y el axiológico. Pero esto no sería suficiente, porque para poder entender los procesos de cambio social, sería necesario además, realizar una actividad de revisión histórica.

Opinión personal

Sin duda, y como se decía al principio, todo lo escrito o comentado por este autor invita gratamente a la reflexión. La denuncia que Sampedro hace sobre el error sistemático y recurrente que podemos encontrar en el método de estudio de la economía convencional no es nueva; sin embargo la forma en que lo explica sí lo es, además de ser inteligente y muy llamativa. El texto es muy completo porque lejos de quedarse en la crítica, el autor plantea una posible solución en la aplicación del método que pasa por buscar un enfoque más integrador que tenga en cuenta el análisis de las estructuras y la revisión histórica.

Sin embargo, después de leer el texto, personalmente me quedo con ganas de más. Y me hubiese gustado que Sampedro hubiese aprovechado para detenerse y explicar con más profundidad y algún que otro ejemplo, la forma en que los poderes establecidos se aprovechan del método de estudio predominante en la ciencia económica. Creo que esto pondría un broche de oro a un texto tan interesante y necesario para un estudiante de Economía de cuarto curso. Ya que en definitiva, la idea es reflexionar sobre lo estudiado en cuatro años de carrera.

 

Alberto Ruiz Villaverde, Marzo 2013


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.