Un relato “insignificante” de mi ciudad, Granada.

Noche nublada que deja entrever una luna interesante, una luna bonita. Temperatura agradable, 14 grados. La noche invita al paseo. Granada es una de esas ciudades que nunca te cansas de pasear. Me toca volver a casa después de atender un asunto familiar. Las 21:15 horas, tengo 45 minutos de agradable paseo por delante. A las 22 horas tenemos toque de queda.

De bajada por la Calle Pavaneras, Barrio del Realejo, uno de los más bonitos y humildes de la Ciudad. Me encuentro a tres chavales, dos chicos y una chica. Uno de los chicos llena su mochila de fruta y otras verduras. Está agachado y va de negro, no llego a entender qué ocurre. El otro chico, tiene una sonrisa en la cara, diría que está feliz. Conforme estoy más cerca, el segundo chico le dice a la chica.

—¿Te importa que me lleve ese saco, el pequeñito?

—No, claro que no. Yo estoy llamando por refuerzos.

La chica, tiene el teléfono móvil pegado a la oreja, está llamando y no puede ocultar una sonrisa que la delata, está contenta. Sonríe incluso más que el segundo chico. Todos son jóvenes, aparentemente sanos, muy sanos. De aspecto hippie, eso sí, pero también humilde. Sospecho que por la forma de hablar, con cierto nivel de formación, posiblemente estudiantes.

Me consigo hacer una idea de lo que pasa. Están enfrente de una de las fruterías más famosas del barrio. Tienen sus bicicletas de montaña  tiradas sobre una farola cercana. Han encontrado su pequeño botín en los contenedores de basura. Patatas, lechugas, tomates y otras frutas y verduras en estado avanzado de maduración pero, todavía comestibles, espero.

Me voy a casa pensando en el significado de la economía como disciplina científica.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.