¿Les he hablado alguna vez de la conjetura de Oswald?

En este post se reflexiona, a partir de algunos elementos básicos de la economía, sobre la posible eficacia de las últimas reformas laborales llevadas a cabo en España, abriendo así la posibilidad a la existencia de otros focos de rigidez fuera del mercado laboral que nada tienen que ver con dichas reformas. En definitiva, es una reflexión sencilla a un tema complejo y de extrema gravedad.

Tipos de desempleo

En cualquiera de los manuales de Economía Básica que se vienen utilizando en las universidades, siempre nos encontramos un capítulo dedicado al tema del desempleo. Su interpretación económica es una de las cuestiones importantes en la que debemos centrar nuestra atención cuando abordamos este contenido. Esto nos lleva a diferenciar entre diferentes tipos de desempleo:[1] desempleo friccional, estructural y cíclico.

El desempleo friccional es aquel que está relacionado con el tiempo que transcurre cuando una persona busca trabajo por primera vez o cambia de trabajo. Aunque estuviéramos en una fase expansiva de la actividad económica (i.e. de elevado crecimiento económico), siempre habría un porcentaje de desempleados debido a este componente rotacional del que estamos hablando. Se asume en los círculos económicos que una economía que registra una tasa de desempleo de aproximadamente un 4 % se encuentra en una situación de pleno empleo.

El desempleo estructural hace referencia a los desajustes que se producen entre la oferta y la demanda de trabajo. Por ejemplo, en la actualidad el sector de la construcción ha reducido notablemente su actividad, reduciéndose de esta manera la demanda de obreros y albañiles. En la medida en que estos trabajadores (desempleados) no encuentren otro trabajo dentro de la misma industria o de otra, constituirán una base importante de desempleo estructural en el país.

El desempleo cíclico está relacionado con la demanda global de trabajadores de todos los sectores. Resulta interesante, tener presente la importante interdependencia que existe entre los sectores económicos. Por ejemplo, como consecuencia de la reducción de la actividad en el sector de la construcción y del inmobiliario, la demanda de muchos trabajos indirectos creados por el empuje de estos dos sectores se ha reducido ostensiblemente. Piense en el caso de los oficiales de notaría. Al haber disminuido la compra-venta de pisos, también ha disminuido la actividad de las notarías, disminuyendo así la demanda de oficiales de notaría de los que hablamos. Así también podemos hablar de la disminución de la demanda de abogados, empleados de banca,… etc.

Algunos datos e inferencias

La tasa de desempleo en España durante buena parte de la década de los 90 ha oscilado entre un 15 y un 20%. Valores muy altos, que nos permiten inferir, sin necesidad de realizar un estudio riguroso de la cuestión, que además de un componente cíclico, hay un importante componente estructural asociado a la tasa de desempleo. Posiblemente también hay una parte importante de economía sumergida, pero ésta ya se escapa completamente de nuestras posibilidades de estudio.

No obstante, el dato que más me llama la atención es el paro registrado en mayo de 2007. En esta época se alcanza la tasa de desempleo más baja de los datos que yo he observado y posiblemente desde que se tienen datos sobre el principal (aunque confieso que soy un auténtico profano en esta materia).

Resulta que en 2007, en plena era democrática, después de vivir una segunda etapa de crecimiento económico[2], más intensa incluso que la primera (de 1985 hasta principios de los 90), no fuimos capaces de situar la tasa de desempleo por debajo del 8%, lo cual, nuevamente nos permite inferir, aislado (completamente) el componente cíclico, que podemos tener algún problema serio de tipo estructural. En otras palabras, en una situación muy elevada de crecimiento económico, ante una tasa de desempleo del 8%, si suponemos – permítanme que haga esto, ya que es práctica habitual en el campo de la ciencia económica –  que el 4% corresponde al componente friccional, el otro 4% puede ser debido a problemas estructurales. Conviene mencionar que en situaciones de menor crecimiento económico, el componente estructural del desempleo tiende a aumentar.

Las preguntas clave son ¿de qué tipo de problemas estructurales hablamos? ¿Eran necesarias las últimas reformas laborales acometidas en el país? Mucho me temo, que probablemente, no eran necesarias, o al menos, no tan necesarias como nos han querido hacer ver.

Un breve resumen de las reformas laborales impulsadas recientemente en España

Desde que empezó la crisis (2007-08) se han llevado a cabo dos reformas laborales.

(1) La primera reforma de la legislación laboral en España (2010) está constituida por el Real Decreto-ley 10/2010, de 16 de Junio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral y por la Ley 35/2010,

Esta reforma tenía por objetivo fomentar la contratación indefinida y dar flexibilidad a los empresarios en el despido objetivo. En el contenido de esta reforma se podían encontrar aspectos tales como la batalla contra la temporalidad, mediante la penalización de este tipo de contratos. Sin profundizar en la cuestión es algo que podemos valorar como positivo; pero también nos encontramos otros cambios como la suspensión de vigencia del convenio laboral, posibilitando no aplicar el régimen salarial previsto por el convenio. Para que nos entendamos, nos están bajando el sueldo (sobre todo en el sector público), ahora sí de forma legal, ya que no existe la necesidad de acuerdo colectivo que avale tal medida.

Para el recuerdo conviene dar los siguientes datos: la reforma laboral salió adelante por la abstención de CiU y PNV, sin el consenso de los empresarios y los sindicatos mayoritarios. Como resultado, el 29 de septiembre, se convocó una huelga general.

(2) La segunda reforma de la legislación laboral en España (2012), la sexta en lo que llevamos de democracia. Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.

El objetivo que se plantea se puede resumir en tratar de acabar con la rigidez del mercado de trabajo y sentar las bases para crear empleo estable. En el contenido de esta reforma nos encontramos una importante variedad de títulos grandilocuentes relacionados con la mejora de la empleabilidad, fomento de la contratación indefinida, medidas para mejorar la flexibilidad interna de las empresas,…etc. Pero si despojamos de la reforma gran parte de la retórica, nos encontramos con medidas tales como el abaratamiento y facilitación del despido; o la agilización de los ERE, eliminando la autorización laboral administrativa.

Así, se posicionaron a favor de la reforma CiU, y los representantes de las patronales CEOE, CEPYME y ATA. El resultado, como cabía esperar, es de una fuerte reacción social en contra de tal reforma, que acaba en grandes movilizaciones en todas las ciudades españolas los días 18 y 19 de febrero de 2012.

Por no seguir, conviene adelantar aquí una primera conclusión. En el caso de revertirse la tendencia económica. Es obvio que se crearían puestos de trabajo. La pregunta fundamental es ¿estos puestos de trabajo que ‘hipotéticamente’ se crearían se deberían a sendas reformas laborales? De ser así, y de haber conseguido eliminar las rigideces del mercado laboral con sendas reformas, entonces debiéramos alcanzar una tasa de desempleo del 4%, algo que ya les adelanto yo, no va a ocurrir. Resulta algo demagógico vaticinar una mejora del empleo debido a estas reformas, cuando en caso de ocurrir, sería más por causas de tipo cíclico que por causas de tipo estructural.

La conjetura de Oswald

En un magistral documento de trabajo (en mi opinión) Oswald (1996) establece una sencilla conjetura ante la falta de poder explicativo y de soporte empírico de otras teorías del desempleo. Para este autor, las elevadas tasas de desempleo que se están produciendo en muchos países industrializados se explican a partir del momento en el que las familias dejan de vivir en alquiler y empiezan a vivir en propiedad.

Su intuición parte de otros trabajos que con anterioridad correlacionaban el nivel de desempleo con el tipo de régimen de tenencia de la vivienda. La clave está en determinar cuáles son las causas que restringen la movilidad individual del trabajador y la búsqueda de trabajo en otras ciudades. Parece lógico, entonces, pensar que poseer una vivienda en propiedad reduce la movilidad laboral. Oswald encuentra evidencia empírica que correlaciona las altas tasas de desempleo con el régimen de tenencia en propiedad en algunos estados de los EEUU y en algunas regiones del Reino Unido, Italia, Francia y Suecia.

 ¿Están pensando lo mismo que yo? Ahí van algunos datos (*)

tabla regimen de tenencia

Aunque esto no es muy riguroso, permítanme que me centre en dos países de moda. Alemania, en 1980 tenía un 61% de la población viviendo en régimen de alquiler. En 2008, la cifra ha disminuido a un 54%. Podemos decir que ha mantenido cierto equilibrio y que disfruta de buena movilidad laboral. España, en 1980 tenía un 21% de personas viviendo en alquiler. En 2008, sólo un 13% de la población vive en alquiler. Parece lógico que podamos inferir que en España hay mayores restricciones a la movilidad laboral.

Países como Suiza, Alemania, Dinamarca, Suecia, Países Bajos,…etc., mantienen los mayores porcentajes de población viviendo en alquiler. Por el contrario, España, Grecia, Irlanda, Portugal, entre otros, tienen un porcentaje elevado de población con viviendas en propiedad.

Figura 1. Tasa de desempleo ajustada según la estación

paro varios paises

Fuente: Google data. Datos de Eurostat

Conclusiones

Personalmente, tengo simpatía por la llamada ‘hipótesis de Oswald’ porque trata de ir más allá y busca las rigideces del mercado laboral fuera de las propias condiciones que regulan el mercado laboral. Sin duda, ésta es la intuición que deben tener los buenos investigadores en economía. Por otra parte, es todo un logro académico que este documento de trabajo haya abierto un debate tan interesante en el mundo académico.

Conviene alertar al lector de que otros investigadores han contrastado esta hipótesis para el caso español. Barrios & Rodríguez (2004) en un artículo publicado en una muy buena revista – Urban Studies, concluyeron que la hipótesis de Oswald no se cumplía para el caso de las regiones españolas.

En mi opinión, este debate académico no debe cerrarse y nuevas aproximaciones metodológicas pueden ir afinando más sobre la cuestión.

Por último, y si alguno de los pocos lectores que lean esto tiene curiosidad por estos temas, recomiendo encarecidamente leer a José Manuel Naredo, quien magistralmente, nos habla de las consecuencias de haber apostado, mayoritariamente en España, por un modelo inmobiliario de régimen de tenencia en propiedad. Por ejemplo yo he leído, entre otros, Naredo & Montiel (2011).

 Referencias

Barrios, J. A. & J. E. Rodríguez (2004): «User Cost Changes, Unemployment & Homeownership: Evidence from Spain», Urban Studies 41 (3): 563-578.

Dol, K. & Haffner, M. (2010). Housing Statistics in the European Union 2010. Ministry of the Interior and Kingdom Relations. Government of the Netherlands.

Naredo, J.M. & Montiel, A. (2011). El modelo inmobiliario español y su culminación en el caso valenciano. (Barcelona: Icaria).

OSWALD, A. J. (1996) A conjecture on the explanation for high unemployment in the industrialized nations: part I. Warwick Economics Research Paper, No. 475, University of Warwick.


(*) He elegido los datos de Dol & Haffner (2010), porque eran los que tenía más a mano. Lo ideal sería recopilar los datos del Instituto Nacional de Estadística de cada país. Por ejemplo en España, cada 10 años el INE publica el Censo de Población y viviendas.


[1] Dejamos aparte el desempleo estacional, que si bien es cierto es importante para el caso español; pero se escapa del alcance de nuestro objetivo.

[2] La llamada ‘era democrática’, como todo el mundo sabe, empieza a mediados de los años 70. Desde esta época podemos hablar de dos etapas de crecimiento económico: (1) la primera, de 1985-1990, principalmente impulsada por la entrada de España en la CEE; (2) una segunda etapa, de 1995 a 2007 como consecuencia de la entrada en la UEM; de un importante fenómeno inmigratorio; y todo esto en un contexto de fase final de un importante mercado burbuja en el sector inmobiliario-constructivo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.